Carlos Felipe de Suecia y Sofia Hellqvist

Boda Carlos Felipe de Suecia y Sofia Hellqvist

Boda Carlos Felipe de Suecia y Sofia Hellqvist
Carlos Felipe de Suecia y Sofia Hellqvist

Estelle y Leonore de Suecia, pequeñas grandes protagonistas en la Boda Real

Las nietas de los Reyes de Suecia se han convertido en otras grandes protagonistas de la boda de su tío, el príncipe Carlos Felipe con Sofia Hellqvist. Adorables, risueñas e inquietas. En definitiva, niñas a las que todos los detalles de la ceremonia les llamaban la atención. La primera en cruzar el patio del Palacio Real de Estocolmo fue la pequeña, la princesa Leonore. La hija de la princesa Magdalena y de Chris O´Neill hizo su gran aparición en los brazos de su padre y luciendo un vestido de encaje en color crema –una prenda cargada de historia, vinculado al rey Gustavo VI Adolfo de Suecia-, unos zapatos dorados y sin parar de llevarse la manita a la boca, señal de que le podrían estar saliendo sus primeros dientes.

VER GALERÍA

Como ya ocurrió en las últimas ocasiones en las que se ha dejado ver en público –bien sea durante la visita al Papa Francisco o durante las celebraciones por el sesenta y nueve cumpleaños de su abuelo- la pequeña estuvo algo inquieta y sobre todo con muchas ganas de ponerse en pie y demostrar que ya está lista para desfilar por sus propios medios. Algo que, por otro lado, tendrá que empezar a hacer pronto, puesto que pronto se convertirá en la hermana mayor, ya que su madre está a punto de dar a luz.

- Leonore de Suecia, protagonista en el encuentro con el Papa Francisco

- Sofía Hellqvist practica como mamá con su futura sobrina la princesa Leonore

Una vez dentro del templo, Leonore –que cumplió un año el pasado 20 de febrero- se sentó sobre el regazo de su padre e, indiferente a las indicaciones que le hacía Magdalena instalándole a saludar a los invitados que se encontraban sentados al otro lado del altar, comenzó a juguetear con el bolso de mano de su madre, con el programa de la ceremonia y finalmente consiguió su chupete, que no lo había llevado durante la entrada.

VER GALERÍA

Finalmente –igual que ocurrió durante la boda de sus padres con su prima Estelle- Leonore cambió de brazos varias veces durante la ceremonia religiosa. Un rato con la abuela, la reina Silvia -momento en el que intentó coger las condecoraciones que colgaban del uniforme de almirante de la Marina de su abuelo-; un rato con su tío, el príncipe Daniel, y en ocasiones muy atenta a la música y señalando al techo, en donde parecía haber algo que le llamaba la atención, nada sorprendente viendo las decoraciones de las bóvedas de la Capilla Real.

Mientras Leonore, dada su corta edad, permanecía ajena al gran momento que se iba a producir en la Familia Real. Estelle de Suecia hacía su gran entrada en el templo como parte del cortejo nupcial que acompañaba a Sofia Hellqvist en su camino hasta el altar. Junto a las gemelas Chloé y Anäis Sommerlath, hijas de Patrik Sommerlath, sobrino de Silvia, y Tiara Larsson, ahijada de Sofia, la princesa Estelle desfiló con firmeza y una tímida sonrisa en dirección a su tío y padrino, el príncipe Carlos Felipe.

VER GALERÍA

Con un vestido blanco -con las mangas y el bajo de organza, creado por la misma diseñadora que vistió a Sofia Hellqvist, Ida Sjöstedt-, zapatos, medias y un gran lazo en el pelo del mismo color, la que está llamada a convertirse algún día en Reina de Suecia se tomó muy en serio misión. Sin embargo, la Princesa -como cualquier niño de su edad, ya que cumplió los tres años el pasado 23 de febrero- se distrajo un poco cuando comenzó la ceremonia.

- Estelle de Suecia realiza su primer viaje oficial internacional junto a sus padres, los príncipes Victoria y Daniel

- Estelle de Suecia se conjunta con la princesa Victoria para celebrar su santo

Aunque estuvo sentada en el lugar destinado a las damitas sujetando un pequeño ramo de flores entres sus manos, la princesa Estelle se mostró parlanchina con sus compañeras de “equipo” en algún momento de la ceremonia y no pudo que un bostezo le sobreviniera a lo largo de la misa. Mientras veía como su prima Leonore estaba sentada en el regazo de su padre.

VER GALERÍA

Sin duda, las pequeñas de la Casa Real siempre llenan de alegría todas las celebraciones y actos oficiales en los que están presentes. Una felicidad que pronto se multiplicará puesto que la princesa Magdalena dará a luz a su segundo hijo en el mes de junio. De hecho, hasta el último momento no se sabía si iba poder disfrutar de los festejos nupciales. “Todo va bien. Pero Magdalena está de nueve meses y prefiere tomárselo con calma”, declaró la portavoz de la Casa Real sueca al diario Aftonbladet, cuando saltaron las alarmas al no ver a la Princesa zarpar en el yate que llevó a los invitados desde Estocolmo hasta la cena privada en Skeppsholmen. Finalmente la Princesa llegó junto a su marido al destino final en donde tendría lugar la primera celebración nupcial, y lo hizo –igual que a la boda- radiante y con una gran sonrisa de felicidad que deja ver el gran momento que vive cuando se cuentan los días para volver a ser madre.

Últimos comentarios

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema