Carlos Felipe de Suecia y Sofia Hellqvist

Boda Carlos Felipe de Suecia y Sofia Hellqvist

Boda Carlos Felipe de Suecia y Sofia Hellqvist
Carlos Felipe de Suecia y Sofia Hellqvist

Cambio de vestido, servilletas al cielo y mucho (pero mucho) baile: Lo que no vimos de la boda de Carlos Felipe de Suecia y Sofia Hellqvist

Suecia vivió el pasado fin de semana una gran Boda Real. El príncipe Carlos Felipe y Sofia Hellqvist celebraron un enlace de ensueño del que pudimos ver la ceremonia religiosa, el banquete, el romántico discurso del novio, la tarta nupcial y el vals con el que se inició el baile. Sin embargo, cuando las cámaras dejaron de grabar, la nueva Princesa de Suecia se cambió de vestido y la galería de Carlos XI se convirtió en una gran fiesta.

VER GALERÍA

Como en cualquier boda el momento más íntimo y espontáneo de las celebraciones comienza cuando se apagan las luces y los invitados se hacen con la pista de baile. La boda del hijo de los soberanos suecos no iba a ser menos y reyes, reinas, príncipes o princesas disfrutaron de una divertida velada en la que no faltaron juegos de luces y algunos de los artistas más conocidos de Suecia.

- Carlos Felipe de Suecia y Sofia Hellqvist se dan el 'sí, quiero'

- El vestido de novia de Sofia Hellqvist, realizado con seda española

- De la celebración del triunfo del amor a los intercambios de confidencias: las anécdotas de la boda

La princesa Sofia, pletórica de felicidad, abrió el baile con su Príncipe a golpe de vals con su vestido de novia diseñado por la sueca Ida Sjöstedt, pero consiente de que la noche daría para mucho, decidió quitarse el velo y ponerse un vestido que le permitiera bailar cómodamente. Sin quitarse su tiara, con un hombro al aire y también de blanco y de encaje, la novia estaba lista para el plato fuerte que estaba por llegar: el dúo sueco Icona Pop y el DJ Avicci, que protagonizó el punto álgido de la noche.

VER GALERÍA

Con tantas emociones la nueva Princesa necesitó tomar un poco de aire y en un momento de la noche se acercó a una de las ventanas que estaban abiertas del Palacio Real. Allí se sentó a conversar con una de sus invitadas, momento en el que se pudieron apreciar algunos detalles de su nuevo vestido. Sin embargo, en cuanto volvió a sonar una de sus canciones favoritas se puso en pie y de cara hacía la ciudad de Estocolmo, bailó y agitó sus brazos, para después regresar a la pista de baile al lado de Carlos Felipe.

Con el DJ en el escenario, los novios se animaron a subirse para bailar junto a él algunos de sus temas más conocidos. Momento en el que la reina Silvia mostró su faceta más divertida y dejó ver lo feliz que estaba por enlace. La soberana –con su impresionante diadema de zafiros de Leuchtenberg y su banda de la Orden de los Serafines- subió junto a su hijo y juntos bailaron, agitaron unas servilletas e incluso hubo un momento en el que ella fingió sostener un micrófono entre sus manos mientras cantaba y saltaba al ritmo del DJ, para animar a los invitados a seguirla y demostrar que es una anfitriona con mucha marcha.

VER GALERÍA

Uno de los invitados contó al medio sueco Aftonbladet que algunas invitadas se quitaron sus zapatos de tacón y los hombres sus pajaritas para agitarlas, además desveló que los invitados reales más bailarines fueron el matrimonio formado por el príncipe Leopoldo de Baviera, padrino de Carlos Felipe, y su mujer Úrsula.

"¡Fue fantástico! Bailamos hasta el final, hasta las seis de la mañana. Todos lo pasaron bien, empezando por los novios", confesó al mismo medioa Christer Chrysanthou, buen amigo de Carlos Felipe, al llegar al Grand Hotel de madrugada.

- Carlos Felipe y Sofia de Suecia 'coronan' la Boda Real con el banquete nupcial y el 'vals de Sofia'

- Desfile de invitados en el patio del Palacio Real de Estocolmo

- Estelle y Leonore de Suecia, pequeñas grandes protagonistas en la Boda Real

El mismo medio cuenta que los recién casados no abandonaron el Palacio hasta las 6:30 de la mañana, que hubo una pausa para un refrigerio en forma de queso, embutidos de reno, salchichas y otros entremeses, y que los invitados salieron con un obsequio de los novios que consistía en una pulsera de cuero –Carlos Felipe es muy aficionado a ellas- con el monograma de la pareja para los hombres y en un bolso de noche de cuero negro diseñado por la sueca Birgitta Löwendahl para las damas. Un detalle que también llevaba impresas las siglas de la pareja.

VER GALERÍA

Una noche perfecta, no es de extrañar que los novios hayan querido agradecer a través de las redes sociales de la Casa Real el gran momento que vivieron como colofón a sus cinco años de amor: “Estamos profundamente conmovidos por todo el amor y el aprecio que hemos sentido durante el día de nuestra boda. La alegría y la felicidad que nos han demostrado significan mucho para nosotros. Es un hermoso recuerdo que vamos a llevar con nosotros siempre.” Los medios suecos especulan también con el destino de la luna de miel de Carlos Felipe y Sofia, aunque de momento no tienen pistas. Algunos apuntan a algún lugar del continente africano, muy del gusto de la novia, pero de momento se mantiene guardado el secreto.

Últimos comentarios

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema