Portada de hola.com, tu revista en internet

Comentar 14 MAYO 2004

Estallido de color, 'glamour' y diseño en la corte de Dinamarca

Ampliar
La reina Margarita de Dinamarca sorprendió con una abrigo en color fucsia, cerrado con el espectacular Broche Trágico, un ramillete compuesto de 1.091 diamantes 
Ampliar
La reina Sofía eligió un vestido en tono morado, con encaje en las mangas, el cuello y la parte inferior del chal 
Ampliar

La princesa Magdalena de Suecia lució un vestido recto de encaje en un delicado tono rosa pastel, con escote en pico con onda, que recordaba la forma de un corazón.

 
Ampliar
Doña Letizia deslumbró con un vestido largo de gran gala en tono rojo fuego de Lorenzo Caprile
 
Ampliar
Doña Elena apostó por un espectacular traje del diseñador francés Christian Lacroix 
Ampliar
Máxima de Holanda con una creación en tonos rosas del diseñador Valentino 

Copenhague se vistió de estilo y elegancia con motivo del enlace del heredero al trono danés. Como era de esperar, por celebrarse el enlace por la tarde, todas las invitadas llegaron a la Iglesia de Nuestra Señora luciendo elegantes vestidos largos. El color fue el gran protagonista, pues muchos de los diseños elegidos por las asistentes se tiñeron de alegres y vistosos tonos. Y el complemento estrella fueron las tiaras, deslumbrantes obras de arte que adornaron los tocados de la mayoría de las damas.

Entre las invitadas se encontraba la reina Sofía, que eligió para la ocasión un vestido en tono morado, con encaje en las mangas, el cuello y la parte inferior del amplio chal con el que se cubría; como complemento un bolso bombonera a juego. También se pudo ver a las infantas. Doña Elena apostó por un espectacular traje del diseñador francés Christian Lacroix, compuesto de un vestido blanco con adornos en relieve en el bajo, cubierto por una amplia y llamativa capa en tono fucsia con gran volumen y con el cuello y el dobladillo de las mangas en color rojo. La infanta Cristina, por su parte, eligió al diseñador español Jesús del Pozo para la ocasión, con un clásico vestido de amplio escote en pico color guinda y una torera de manga francesa en tono verde. La Duquesa de Palma lució la Tiara Floral de Diamantes, la misma que llevó el día de su boda con Iñaki Urdangarín, un regalo del Gobierno español a Doña Sofía con motivo de sus nupcias en 1962. Y no podía faltar ya en los actos de la Familia Real la futura Princesa de Asturias; Doña Letizia deslumbró con un vestido largo de gran gala en tono guinda de Lorenzo Caprile.

La madre del novio, la reina Margarita de Dinamarca sorprendió con un abrigo en color fucsia, cerrado con el espectacular Broche Trágico (un ramillete compuesto de 1.091 diamantes), y adornado con graciosos pétalos superpuestos en la parte baja y en las mangas. Bajo la capa, la reina lució un vestido en color crudo, estampado con grandes motivos florales, amarillos y rosas. Su nuera, Alejandra de Dinamarca, fue una de las invitadas más elegantes de la ceremonia, y deslumbró con un largo vestido de raso en tono rosa chicle, bordado en hilo de plata, complementado con una capelina también bordada, guantes blancos al codo y la banda de la Orden del Elefante.

Valentino fue el diseñador elegido por algunas de las invitadas a la ceremonia, que apostaron por la maestría de este genio de la aguja. Entre otras, optaron por modelos de este prestigioso modisto italiano la princesa heredera Máxima de Holanda, además de Marie Chantal Miller y la princesa Alexandra Wittgenstein. Máxima Zorreguieta ha lucido un vestido largo en crepe de seda rosa con una chaqueta de mikado. El original diseño deja un hombro al aire, mientras que el otro, cubierto por un tirante ancho, lleva un impresionante broche. La tiara que adornaba el tocado de la Princesa de Orange es la misma que llevó el día de su boda.

También destacó por su elegancia Marie Chantal Miller, que acudió a la ceremonia con un vestido largo de seda mikado y chaqueta coordinada. Siempre elegante, Carolina de Mónaco fue una de las primeras invitadas reales en llegar al templo, junto a su esposo, Ernesto de Hannover. En esta ocasión, eligió un vestido largo en tono muy oscuro con escote en pico adornado con finos encajes. Llevaba su pelo recogido en un moño y una espectacular tiara de diamantes. Matilde de Bélgica, muy elegante, eligió un vestido rosa palo con escote barco y bonito estampado floral, rematado con una cola de gasa.

Por su parte, Mette-Marit de Noruega lució un vestido en tono azul con falda larga y chaqueta coordinada, con amplias solapas y bolsillos vistos. La heredera al trono noruego también lució la tiara con la que subió al altar. Marta Luisa de Noruega estaba radiante con un vestido de escote palabra de honor, estampado con rayas oblicuas en tonos naranja y turquesa, adornado con un fino chal de gasa naranja, rematado por borlas, y guantes blancos. Lució unos pendientes largos a juego con una gargantilla. Su madre, la reina Sonia eligió para la ocasión un favorecedor vestido color guinda, y un tocado con una impresionante tiara.

La condesa de Wessex, Sophie Rhys-Jones, apostó por un tono fucsia muy vivo para su vestido de raso, cubierto por un sencillo chal de gasa en tono fresa. Lució una diadema de diamantes de la colección privada de la reina Isabel II.

La Familia Real sueca acudió al completo y, una vez más, las princesas destacaron por su estilo y su belleza. Victoria de Suecia eligió un vestido con escote palabra de honor en tono verde claro, cubierto por un sobrevestido largo de encaje de manga corta a tono con el diseño. Su hermana, Magdalena, lució un vestido recto de encaje en un delicado tono rosa pastel, con escote en pico con onda, que recordaba la forma de un corazón. Por su parte, la reina Silvia acudió al enlace del heredero danés con un dos piezas estampado en tonos pastel, con una chaqueta de manga larga y cuello chimenea.

También acudieron a la ceremonia las reinas Paola de Bélgica y Beatriz de Holanda. La monarca holandesa se decantó por un vestido con falda en tono azul y un cuerpo con cuello redondo bordado y mangas acampanadas, mientras que Doña Paola lució un vestido también azul con una chaqueta ribeteada con un amplio volante. Por su parte, Ana María de Grecia apostó, como muchas de las invitadas, por un conjunto en tonalidades muy vivas. En su caso, la esposa de Constantino lucía un vestido azul ‘pavo real’ con plumas bordadas por la falda y chaqueta coordinada con cuello chimenea, manga francesa y forro en color verde.

Añadir comentario

  • Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema
  • Por favor, céntrate en el tema
  • Por favor intenta escribir sin faltas de ortografía, antes de publicar un mensaje lo corregimos, si no tiene faltas es más posible que se publique
  • Escribir todo el mensaje en mayúsculas se interpreta como gritar, no publicamos mensajes escritos completamente en mayúsculas