Comentar 19 OCTUBRE 2012

La boda civil de Guillermo de Luxemburgo y Stéphanie de Lannoy

Todos los ojos volvieron a posarse en Luxemburgo para asistir a la boda civil que convertiría al príncipe Guillermo y a la condesa Stéphanie en marido y mujer. Era la segunda celebración nupcial, tras su encuentro de esta mañana con los jóvenes comprometidos del país, que pone estos días al pequeño Gran Ducado en el punto de mira de medio mundo. El evento se celebró en la sala de Plenos del Ayuntamiento de la capital luxemburguesa, un lugar en el que han estado presentes las personas más allegadas a la pareja, dado que esta cita era mucho más íntima que la boda religiosa que se celebrará mañana sábado.

null



Con paso relajado y repartiendo sonrisas, la pareja y sus invitados han abandonado el palacio Gran Ducal a las 15:22 horas y han recorrido a pie los escasos metros que les separaban del Ayuntamiento. El recorrido era corto, sin embargo, tanto el Príncipe como la Condesa, quien ha elegido para este primer ‘sí quiero’ un conjunto de Chanel compuesto por una chaqueta y falda de 'tweed' en tono marfil, que combinó con unos zapatos y bolso en tonos plateados, han decidido alargarlo, saludando a las decenas de personas que esperaban en sus calles agitando con entusiasmo las banderitas de Luxemburgo.

null



Mostrando su gran cercanía, Guillermo y la condesa Stéphanie de Lannoy  han hablado con los ciudadanos, han hecho guiños a los más pequeños y han aceptado todos y cada uno los regalos que les han ido entregando hasta las puertas del Ayuntamiento. Tanto los familiares del novio como de la novia han acompañado a la pareja, un paso por detrás, durante todo el recorrido. El Gran Duque Enrique de Luxemburgo muy sonriente paseaba junto a su mujer, la Gran Duquesa María Teresa, quien ha elegido para este día tan importante un diseño de Elie Saab, junto a ellos, el príncipe Félixel príncipe Luis de Luxemburgo y su esposa, Tessy, con una creación de de Ralph Lauren ,la princesa Alejandra, quien vestía de Dior, y el príncipe Sebastián.

null

Una vez terminado este breve, pero intenso, recorrido, la Condesa y el Príncipe han sido recibidos por el alcalde de Luxemburgo, Xavier Bettel, quien se encontraba acompañado por una niña, quien ha entregado a Stéphanie Lannoy un precioso bouquet en los mismos tonos que su vestimenta. A continuación los novios han accedido desde la plaza de Guillermo II al interior del edificio del que han salido convertidos en marido y mujer.

Las palabras del alcalde durante la ceremonia

"Después de haber sido honrado con el honor de unirles ante la ley como Alcalde de esta Villa, tengo el inmenso placer de transmitir en nombre de mis conciudadanos, en el nombre de nuestro municipio y de la corporación municipal mis más cálidos deseos de felicidad y la prosperidad ".

"Su boda es el evento principal que cierra una semana llena de emociones y momentos en los que el Gran Ducado ha estado en el centro de la atención internacional. Como todos ustedes saben, Luxemburgo obtuvo ayer, por primera vez, un puesto en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas como miembro no permanente. Es el fruto de muchos años de dedicación y duro trabajo que nos permitirá posicionar y reafirmar la posición de nuestro país en el mapa mundial. Uno sólo puede recibir estos dos grandes eventos que marcarán el futuro del Gran Ducado como símbolos de esperanza para todos nosotros y para las generaciones futuras de luxemburgueses".  

null

"Señora, todos los luxemburgueses estamos apenados de que una persona no pueda estar en este día tan especial para usted, su madre, la condesa de Lannoy. Sin embargo, estará con nosotros en este día feliz y estoy convencido de que estará llena de gozo por compartir la alegría que ha rodeado los preparativos de su boda y ser testigo del amor que existe entre usted y su esposo. Nada más que llena el alma de unos padres que ver a su hijo encontrar un alma gemela y ver cómo comienzan un viaje juntos a través del matrimonio".

"Estoy seguro de que van ustedes a formar una pareja unida, fuerte y abierta que representará un símbolo de esperanza para las generaciones futuras que tendrán que afrontar retos en donde su ayuda será de un valor incalculable. Además, su decisión de casarse en la Casa Consistorial es una prueba de la modernidad que refleja su apertura al cambio y la voluntad de hacer frente a los desafíos actuales con las reglas democráticas que los ciudadanos nos hemos dado".

Y tras estas palabras tan sentidas y personales por parte del alcalde luxemburgués, Stéphanie de Lannoy, ya es ciudadana de Luxemburgo:

"Señora, este es para usted un día importante, no sólo porque va a comenzar su viaje junto con su cónyuge. Este es su primer día en el que usted hace uso de la nacionalidad luxemburguesa. Si bien su decisión de perder la nacionalidad de su amada Bélgica no ha sido fácil para usted, ha mostrado usted un fuerte deseo de representar a Luxemburgo y una admirable convicción de llevar a cabo sus responsabilidades futuras. Este es un gran honor para todos los ciudadanos del Gran Ducado. En su nombre, gracias, Señora". 

"Señor, Señora, déjeme mostrarle mis mejores deseos para su vida en común, que esté repleta de felicidad y alegría y que la fuerza unida de ambos les lleve a superar todas las pruebas vitales, aquellas que cada pareja deben cruzar con amor, así como aquellas que el pueblo de Luxemburgo tendrá que afrontar en los años por venir ".

Con estas palabras finales, y ya convertidos en marido y mujer, el Gran Duque heredero y la ya convertida en princesa de Luxemburgo han abandonado el Ayuntamiento, para darse de nuevo un baño de multitudes. Del brazo y saludando a los ciudadanos la pareja ha vuelto a desandar el camino, parándose sin ningún tipo de prisa con todas las personas que les reclamaban y felicitaban, especialmente con los niños que están en primera fila entre el público.

Según cifras del Ayuntamiento, 2.500 personas se congregaron en la Plaza de Guillermo II, conocida popularmente como plaza Knuedler, para saludar a los recién casados, quienes tras más de media hora sintiendo el calor de sus conciudadanos ha llegado a las puertas del Palacio Ducal, donde a las 20:00 horas hay prevista una cena de gala, en la que el Gran Duque heredero y la princesa Stéphanie celebrarán su matrimonio civil con la Familia Gran Ducal, la familia Lannoy, los representantes de las monarquías reinantes, los representantes de las monarquías no reinantes, las autoridades nacionales y otros invitados.

Añadir comentario

  • Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema
  • Por favor, céntrate en el tema
  • Por favor intenta escribir sin faltas de ortografía, antes de publicar un mensaje lo corregimos, si no tiene faltas es más posible que se publique
  • Escribir todo el mensaje en mayúsculas se interpreta como gritar, no publicamos mensajes escritos completamente en mayúsculas