Comentar 19 OCTUBRE 2012

Llegada de los invitados a la cena de gala previa a la boda real de Guillermo de Luxemburgo y Stéphanie de Lannoy

La noche ha caído sobre Luxemburgo, pero no con ella su espíritu festivo. Tan solo tres horas después de la celebración del enlace civil entre el Gran Duque heredero y la princesa Stéphanie, el Palacio Gran Ducal se ha vestido de gala para celebrar este matrimonio ‘real’ junto a reyes, reinas, príncipes y princesas europeos, así como representantes reales procedentes de diferentes puntos geográficos como Marruecos, Japón y Jordania, entre otros países. En total cerca de 350 invitados celebrarán junto a los recién casados una noche de nervios e ilusión, que tras unas horas de sueño, dará paso al gran día, la ceremonia religiosa, que tendrá lugar a las 11:00 horas del sábado.

null

Tanto la recién nombrada princesa de Luxemburgo como el príncipe Guillermo junto a los Grandes Duques han sido los encargados de ir recibiendo uno a uno a todos sus invitados. Stéphanie, quien eligió un diseño de Chanel para la ceremonia civil, ha confiado en esta gala en Elie Saab, el mismo al que recurrió la Gran Duquesa María Teresa en el enlace celebrado en el Ayuntamiento. La esposa del Gran Duque heredero vestía una creación en gris del modisto libanés con un original escote en forma de abanico.

Minutos antes de comenzar a degustar la cena, el Gran Duque Enrique, ha pedido la palabra para entonar un emotivo discurso en el que ha ensalzado la personalidad de los novios y ha deseado suerte  a la pareja en esta nueva aventura que comienzan juntos.

null



La cena ha sido supervisada en cada detalle por Franck Panier, quien ha contado con un magnífico equipo de cocineros y panaderos, entre los que se encuentran Therry Duhr o el Jefe de Cocina del Hotel Le Royal de Luxemburgo, encargados de crear con absoluta dedicación el menú diseñado por Léa Linster. La peculiaridad de esta cena la ponen sus camareros, alumnos del Liceo Técnico de Hostelería de Luxemburgo, que han recibido durante estos días diversas lecciones de protocolo.

El menú está compuesto por dos primeros platos: Canelones de lubina salvaje y Tartar de langostinos, ostras y caviar de osetra y dos segundos: Pichón relleno con escalope de foie en papillote de berza y Confit de muslo de pollo con mousse de apio y como postre, una esfera de chocolate negro poire Belle-Hélène de rociado de salsa de chocolate caliente.

En una excelente noche en la que la temperatura reinante era de 18º, los invitados han ido llegando sin pausa a las puertas de Palacio para felicitar personalmente a la pareja y compartir junto a ellos esta inmensa felicidad. Ellos con frac y ellas de largo y luciendo un sinfín de diseños.



Una de las primeras en llegar ha sido Máxima de Holanda, quien del brazo del príncipe Guillermo, lucía un vestido palabra de honor en color burdeos y adornado con pedrería con estola de piel a tono colocada con cuidado sobre sus brazos. Los reyes Alberto y Paola de Bélgica han seguido al coche de los príncipes holandeses, pues han sido los siguientes en llegar a Palacio.

La princesa Lalla Salma de Marruecos ha sido también una de las más puntuales, sin la compañía del rey Mohamed VI, quien tampoco acudirá mañana a la ceremonia religiosa, Lalla ha entrado con paso ligero en el interior del edificio. Tras ella, tres invitados imprescindibles, los hermanos del novio, Luis, Félix y Sebastián, quienes han posado juntos y muy sonrientes antes de unirse a esta gran fiesta en honor de su hermano y su mujer.

null



Cuando faltaban 20 minutos para la hora de inicio previsto para la cena llegaban los reyes Harald y Sonia de Noruega, quien se ha decantado en esta noche otoñal por un vestido azul, al que ha añadido con mucho acierto una estola blanca. Sin apenas descanso y procedentes de Turquía, país en el que han estado de visita oficial, aterrizaban en el Palacio Ducal, los príncipes de Bélgica, Felipe y Matilde, quien, al igual que otras muchas invitadas, también se ha decantado por el azul.

Una de las grandes sorpresas de la noche la ha protagonizado la reina Fabiola de Bélgica, ausente en la lista de invitados y presente en esta noche tan especial de su país vecino. Con 84 años y algo delicada de salud, la soberana no ha dudado en acudir a esta cita. Ha bajado por su propio pie del coche y ha sido trasladada hasta el interior del palacio en silla de ruedas.

El rojo también ha sido el color elegido por la princesa Mette-Marit. De la mano del príncipe Haakon de Noruega, la princesa se ha arreglado para brillar en la gran noche de Luxemburgo aportando a su llamativo vestido una deslumbrante tiara colocada a modo de diadema que descansaba con gracia sobre su melena rubia, peinada con ondas al agua.

null

El príncipe Manuel Filiberto de Saboya, nieto del último rey de Italia Humberto II de Saboya, ha llegado muy sonriente al esperado evento de la mano de su mujer, la actriz francesa Clotilde Courau, con la que Filiberto tiene dos hijas, Victoria y Luisa. Una vez más la intérprete gala ha vuelto a distanciarse del resto de las invitadas, decantándose por un diseño formado por diferentes tipos de tela y con un sugerente y discreto escote transparente.

La princesa Astrid, de verde aguamarina, y el archiduque Lorenzo han llegado seguidos del príncipe Laurent y su esposa, la princesa Claire, quien también se ha decantado por el verde, para esta cena de auténtica gala. Todos juntos y posando con una amplia sonrisa han llegado los integrantes de la Familia Real Griega, los reyes Constantino y Ana María de Grecia junto a su hijo, Pablo y su esposa, Marie-Chantal, quien estaba especialmente guapa enfundada en un vestido dorado, que ensalzaba su estilizada silueta.

Y por fin, llegó Carolina de Mónaco. Con paso firme, decida y sonriente. Y sin duda diferente, ya que la princesa monegasca ha elegido un diseño bastante singular. Ajustado, abierto en la espalda, y con una serie de incrustaciones formando semicírculos.

null

A quien no hemos podido ver esta noche ha sido a los príncipes de Asturias, aunque sí les veremos mañana en la ceremonia religiosa. Tanto don Felipe como doña Letizia han cumplido hoy con los actos previstos en su agenda, por lo que su viaje hasta Luxemburgo se producirá mañana. La Princesa ha estado presente esta mañana en dos audiencias y ha clausurado el 8º Congreso Nacional de Enfermería de la Defensa en Toledo, el Príncipe, por su parte, recibió en audiencia a una representación de los participantes en el Congreso de la Organización de Patronales de Capitales Europeas (OPCE).

null


Aunque nos hubiera gustado ver a los Príncipes de Asturias, lo cierto es que mañana es el gran día y tanto el príncipe Felipe como Letizia serán testigos de esta boda de cuento en la que el Gran Duque heredero y la princesa Stéphanie volverán a entonar de nuevo y con más fuerza su ‘sí quiero'.

Añadir comentario

  • Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema
  • Por favor, céntrate en el tema
  • Por favor intenta escribir sin faltas de ortografía, antes de publicar un mensaje lo corregimos, si no tiene faltas es más posible que se publique
  • Escribir todo el mensaje en mayúsculas se interpreta como gritar, no publicamos mensajes escritos completamente en mayúsculas