Comentar 20 OCTUBRE 2012

Al detalle: el espectacular vestido de Elie Saab, las joyas, el ramo...

null


"He encontrado a mi príncipe azul", aseguraba Stéphanie de Lannoy días antes de su gran día. Y es que desde que conoció al príncipe Guillermo, su vida se ha convertido en un verdadero cuento de hadas. Como las princesas de estas historias de ensueño que nuestros padres nos leían cuando éramos pequeñas, Stéphanie lleva meses inmersa en la larga lista de románticos preparativos nupciales en los que ocupa un lugar especial el que, sin duda, será el otro protagonista del día: su traje de novia.

Muy nerviosa y con una tímida sonrisa, la novia llegaba a la Catedral de Nuestra Señora de Luxemburgo cinco minutos después que el novio a bordo de un automóvil Daimler DS 420 de color azul, comprado por la Familia Gran Ducal en 1988, acompañada de sus damas de honor, que lucían diseños de color melocotón, la princesa Alejandra, hermana del novio, y Antonia Hamilton, sobrina de Stéphanie (hija de su hermana Nathalie con John Hamilton).

Un vestido de ensueño
Después de verla lucir en la ceremonia civil que tuvo lugar el viernes en el Ayuntamiento de Luxemburgo un elegante Chanel de corte clásico, la mujer que ocupa el corazón del heredero luxemburgués se decantó para su gran boda real por un precioso y trabajado vestido de Elie Saab de encaje de color marfil bordado con hilo plateado, manga tres cuartos con encaje y un velo de tul de seda de color marfil bordado con hilo de oro, diseñado especialmente para ella.

Para elaborar su vestido de novia se han necesitado 3.200 horas de trabajo para los bordados y 700 horas de costura. Diez costureras y quince bordadoras han trabajado sin descanso para su realización. Entre los diferentes tejidos que el diseñador ha utilizado se encuentran 50 metros de encaje Chantilly, 40 metros de encaje de Calais, 30 metros de organza, 70 metros de tul, crêpe de seda y 15 metros de tul de seda para el velo.


El vestido está bordado con lentejuelas transparentes - 200 madejas de tamaño y texturas diferentes - más de 80.000 cristales transparentes, 50.000 cuentas y más de 10.000 metros de hilo bordado cubiertos de plata. El largo del vestido es de 2,50 metros de longitud, aunque una segunda cola abarca el tamaño completo de 4,50 metros. El velo de tul de seda mide 5 metros. Doce capas de tul forman la voluminosa falda del vestido.

Tiara familiar
Una larguísima cola con un velo recogido en una finísima diadema familiar que ya ha sido llevada por sus hermanas y sus cuñadas en el día de su matrimonio. La tiara se compone de 270 brillantes insertados en platino y está coronado en el centro con un diamante en forma de pera invertida. Una docena de brillantes lucen como botones en sinuosas espirales. Los contornos de las formas dibujadas por la disposición de las piedras se subrayan con una fina y elegante línea de platino.

null


La diadema fue fabricada por la firma Althenloh de Bruselas. Ernest Altenloh, el hijo de un orfebre, creó la firma en 1878. A principios del siglo XX y de la mano de Robert Altenloh, la firma adquirió reputación internacional por la calidad de sus joyas y sus exquisitos diseños . Su tienda estuvo originalmente ubicada en la Rue de la Madeleine, cerca del Palacio Real de la capital europea. Cuenta entre sus clientes, entre otros, con el conde y la condesa de Flandes (padres del rey Alberto I), la Reina de Sajonia o el Príncipe de Ligne.

null


Ramo de novia
La Maison Lachaume, maestros floristas desde 1845 en París, ha sido la encargada de realizar el llamativo ramo de novia con orquídeas blancas de la Princesa Stéphanie para su gran día. La Maison Lachaume fue fundada en 1845 y está situada en la prestigiosa Rue Royale de la capital parisina desde finales del siglo XIX. Se trata de un Maître Fleuriste de fama internacional, y que ha contado con clientes célebres, como el escritor Marcel Proust que acudía todos los días a la floristeria para decorar el ojal de su chaqueta con una orquidea cattleya.

Peinado y maquillaje
Para este 20 de octubre que, sin duda, la Princesa jamás olvidará, el maquillaje de Stéphanie ha sido obra de Bouzouk que ha optado por algo sencillo y femenino. Este prestigioso maquillador ha sido también el esponsable de maquillar a la Gran Duquesa María Teresa de Luxemburgo, la princesa Alejandra y Antonia Hamilton. Respecto al peinado, el encargado ha sido el maestro peluquero Tom Marcineau de la parisina Casa Carita.

null


Su madre, en su recuerdo y en su corazón
Como era de esperar, su madre, la condesa Alix della Faille de Leverghem, que falleció a finales del pasado mes de agosto, ha estado muy presente en la memoria de Stéphanie durante todos los festejos. "El día de mi boda llevaré el anillo de mi compromiso con Guillermo y el anillo de esponsales de mi madre. Va a haber varios gestos de recuerdo a mi madre durante las celebraciones. La imagen de Nuestra Señora de Luxemburgo estará decorada con un velo y la ceremonia comenzará con un minuto de silencio", confesó.

Añadir comentario

  • Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema
  • Por favor, céntrate en el tema
  • Por favor intenta escribir sin faltas de ortografía, antes de publicar un mensaje lo corregimos, si no tiene faltas es más posible que se publique
  • Escribir todo el mensaje en mayúsculas se interpreta como gritar, no publicamos mensajes escritos completamente en mayúsculas