Comentar 17 OCTUBRE 2012

La condesa Stéphanie de Lannoy, en busca de su tiara de boda

null

 

Al igual que toda novia real, Stéphanie de Lannoy, futura esposa del príncipe Guillermo de Luxemburgo, se ha enfrentado en la larga lista de románticos preparativos nupciales a dos importantes elecciones: su vestido, el secreto mejor guardado de todo enlace, y su corona. Mientras contamos las horas que faltan para desvelar la gran incógnita de su traje, barajamos las opciones que ha tenido a la hora de elegir diadema. No todas son apropiadas para la boda real de una futura princesa. Hay piezas que jamás podrían convertirse en tiara nupcial bien por su sencillez, bien por su tamaño, bien por su peso, bien por el colorido de sus gemas o bien por su leyenda. Por exceso o por defecto, muchas son inadecuadas para la magna ocasión. Pero por otro lado hay mucho donde elegir. Al tesoro de la dinastía Nassau-Weilburg, se suman las joyas de la familia Lannoy, de gran peso sentimental para la joven condesa, que ha perdido recientemente a su madre.

Las posibilidades son muchas. Podría ser que la condesa Stéphanie quiera honrar la memoria de su madre, la condesa Alix della Faille de Levergehem, como adelantó en su entrevista con motivo de la boda: "Va a haber varios gestos en recuerdo a mi madre durante las celebraciones: llevaré el anillo de esponsales de mi madre, la imagen de Nuestra Señora de Luxemburgo estará decorada con un velo y la ceremonia comenzará con un minuto de silencio".  En tal caso, puede que luzca una tiara del joyero familiar -su hermana mayor Christine de Lannoy llevó una al contraer matrimonio con Bruno de Limburg-Stirum- o, en su defecto, que mande hacer una nueva con algunas de las joyas que pertenieron a su madre, una pieza sencilla sin relevancia histórica y con diseño actual. Pero también podría ser que quiera subrayar su vínculo con su nueva familia y que, uniendo razones sentimentales y tradición, se decida por alguna de las dos tiaras que guardan mayor relación con ella al haber pertenecido a la gran duquesa Josefina Carlota, que como ella también era belga de nacimiento, y al haber sido lucidas antes que ella tanto por la abuela como por la madre de su futuro marido para su gran día.

Los expertos reales barajan las más emblemáticas, aunque también la joven podría sorprender y coronarse con un precioso tocado de diamantes inesperado. Las apuestas iniciales contemplan:

 

null

Tiara belga con diamantes en espiral
Esta pieza fue un regalo de bodas a la princesa Josefina Carlota de los belgas del Banco Nacional de Bélgica y la tiara elegida para coronarse el día de su enlace con el gran duque heredero Juan de Luxemburgo. Se trata de espirales de diamantes que rodean un fabuloso diamante como clásico motivo central.

 

null

Tiara del Congo
La princesa Josefina Carlota de los belgas también recibió de la colonia belga del Congo esta otra diadema como regalo de bodas. Una sencilla pieza que compartió con la tiara belga de diamantes en espiral el honor de adornarla, aunque fuera por unos instantes, el día de su matrimonio con el Gran Duque heredero de Luxemburgo en las fotografías posteriores a la ceremonia religiosa a la salida de la catedral de Nuestra Señora de Luxemburgo. Treinta años después, María Teresa Mestre volvió a distinguirla eligiéndola para dar el sí quiero al entonces príncipe Enrique. La diadema está compuesta por dos hileras de diamantes tallados en talla brillante que se acoplan a una hilera central de diamantes en talla baguette. Un total de 161 piedras montadas sobre platino ornamentan esta joya de la prestigiosa firma parisina de joyería Van Cleef & Arpels.

 

null

Tiara de los Duques de Nassau
La gran duquesa Carlota de Luxemburgo, bisabuela del príncipe Guillermo, se casó con Félix de Borbón, príncipe de Parma, con la espectacular tiara de diamantes de los Duques de Nassau, de inspiración francesa y época Imperio, que perteneció al tesoro de la Gran Duquesa de Rusia, primera esposa de Adolfo de Nassau, soberano del Gran Ducado.

null

Tiara floral de diamantes
La Gran Duquesa tiene dos tiaras florales de diamantes y ésta, que lució durante el 70 cumpleaños de Carlos Gustavo de Suecia, ha sido la que le hemos visto en más ocasiones. En la mayoría de las Casas Reales europeas hay tiaras de diamantes florales. En la Casa Real española hay una, que le regaló el Gobierno español a la reina Sofía con motivo de su boda, y que también la han lucido la Princesa de Asturias y la infanta Cristina, quien se la puso el día de su enlace con el duque de Palma. Y en la Casa Real danesa, hay otra pieza única que pertenece a la reina Margarita, y que fue un regalo de sus padres, los reyes Frederik e Ingrid, y que originalmente perteneció a la princesa Dagmar. En la actualidad, la ha llevado en varias ocasiones la princesa Marie.

Tiara de perlas y diamantes
Fabricado por Chaumet, esta tiara cuenta con una base de enrejado de diamantes coronadas por picos de perlas extraíbles. La base de la tiara también puede ser usado como un collar de gargantilla.

Tiara Bandeau Aquamarine
Es una pieza deco, compuesta por grandes diamantes y aguamarinas, intercalados en una configuración perfecta para sujetar el pelo. Fue hecha para la difunta Gran Duquesa Josefina Carlota y hoy es usada por su nuera la Gran Duquesa María Teresa.


Tiarra Nassau Shapphire
La tiara tiene un motivo de hojas y bayas y está decorado en el centro con un gran zafiro azul cortado en redondo, con diamantes. El zafiro se puede quitar y usar por separado. Los diamantes y zafiro son engastadas en oro y plata. La tiara fue realizada alrededor de 1865, y perteneció a la Gran Duquesa Adelaide (1833-1916), nacida princesa de Anhalt-Dessau, esposa del gran duque Adolfo. La tiara pertenece a la Nassau "Hause-Schmuck" o colecciones de joyas que pertenecen a la familia y se transmiten de generación en generación.

La tiara también fue utilizada por la gran duquesa Marie-Anne (1861-1943), nacido como infanta de Portugal y esposa del Gran Duque Guillermo IV. Ella llevó la tiara en varias ocasiones, como el día del enlace de su hija Elisabeth con el príncipe Louis-Philippe. Esta tiara fue una de las favoritas de la Gran Duquesa Carlota (1896-1985), que por lo general se monta en una hilera de diamantes. La tiara fue ofrecida en muchos retratos oficiales de la duquesa a lo largo de su reinado.

La Gran Duquesa Josefina Carlota (1927-2005) utilizó esta tiara en numerosos eventos importantes, como el 50 aniversario del Día de la Liberación Europea. Sin embargo, la gran duquesa consorte no la usó en su enlace. Por su parte, la Gran Duquesa María Teresa tiene una preferencia particular por esta elegante tiara. Ella la llevaba a menudo cuando era todavía la gran duquesa heredera. La mostró en la visita de Estado de Portugal a Luxemburgo en 2004, y durante la visita de Estado a Luxemburgo de Suecia en 2008.

Añadir comentario

  • Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema
  • Por favor, céntrate en el tema
  • Por favor intenta escribir sin faltas de ortografía, antes de publicar un mensaje lo corregimos, si no tiene faltas es más posible que se publique
  • Escribir todo el mensaje en mayúsculas se interpreta como gritar, no publicamos mensajes escritos completamente en mayúsculas