Comentar 02 JULIO 2011

La familia real de Mónaco, anfitriona de los invitados de la realeza en la esperada boda del principado

Diez años después de conocerse y cinco años después de hacer público su noviazgo, el príncipe Alberto de Mónaco y la ya princesa Charlene Wittstock se han dado hoy el 'sí quiero' en el Palacio Grimaldi, quien ha recuperado todo su esplendor para celebrar esta boda. La pareja, que ayer contrajo matrimonio civil en el Salón del Trono bajo la atenta mirada de un exclusivo grupo de 80 personas, entre los que figuraban familiares y allegados, hoy lo ha hecho ante una gran multitud, que no ha querido perderse la oportunidad de vivir de cerca este día histórico.

VER GALERÍA

PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA VER EL RESTO DE LAS FOTOGRAFÍAS

Entre los 825 invitados que han tenido el privilegio de ocupar un asiento en el interior del palacio, (pues hay invitados 3.500 monegascos que han conseguido su invitación para vivir este enlace desde el patio del palacio a través de unas grandes pantallas), se han hecho con todas las miradas, tal y como ocurriera en la ceremonia civil celebrada el viernes 1 de julio, la familia de Alberto de Mónaco, a quien el príncipe ha querido hacer ‘cómplice’ de este gran día en su vida.

Carolina, Estefanía y sus hijos, quienes ayer no se separaron de su hermano un solo momento y al que acompañaron en el balcón del Salón de los Espejos, una vez convertidos civilmente en marido y mujer, han llegado tan solo unos minutos antes de que lo hicieran los novios y han hecho su entrada en el palacio de Grimaldi pausadamente.


VER GALERÍA



Los primeros integrantes de la familia real monegasca en pisar la alfombra roja que conducía hasta la entrada de palacio y en la que a ambos lados se han colocado los ciudadanos monegascos, han sido los hijos mayores de Carolina. Carlota, acompañada por Alex Dellal, quien cada día está más integrado en la familia, y ha elegido para la boda de su tío, un vestido rosa con cuello barco, chaqueta abotonada y un mini velo con rejilla. Siguiendo a Carlota ha entrado su hermano Pierre al lado de Beatrice Borromeo, quien en vez de colocarse un tocado ha elegido una preciosa diadema, haciendo así una vez más alarde de su sencillez. Andrea, el hijo mayor de Carolina, ha completado este grupo, y lo ha hecho junto a su pareja, Tatiana Santo Domingo, con quien hace apenas un mes vimos disfrutando de unos días de relax en Ibiza.

Sin darles demasiada tregua a los monegascos, quienes no querían perderse la llegada de la novia, han llegado al mismo tiempo la princesa Carolina y la princesa Estefanía acompañadas por sus hijos menores. Carolina de Mónaco que ha bajado del coche acompañada por su hija menor Alejandra, quien a sido la encargada de entregar las alianzas a los novios, ha vuelto a apostar por Chanel y se ha enfundado un precioso diseño en tonos rosas, el mismo color elegido, aunque en diferente tono por su hermana Estefanía, que se ha paseado por la alfombra roja del brazo de su hijo Luis y acompañada por sus hijas menores Paulina y Camila. Paulina, quien cada día destaca más por su belleza y quien también ha elegido como muchas de las invitadas un azul pastel, ha sido la encargada de hacer la primera lectura, dando paso así a su prima, Carlota, quien ha sido la encargada de leer la primera carta de San Juan. Protagonistas, sin lugar a dudas, de este gran día en la boda y con un recuerdo en la memoria para los ya desaparecidos, entre los que destacan los padres de Alberto, Raniero y Grace Kelly, y la reciente fallecida princesa Antoinette de Mónaco, Estefanía, a quien ayer veíamos emocionarse durante la ceremonia civil de su hermano, hoy ha logrado con gran esfuerzo contener las lágrimas, al igual que el resto de la familia monegasca, pues la emoción se ha dejado palpar en el ambiente.

VER GALERÍA


Una de las notas más llamativas del enlace, en lo que a los invitados se refiere, y sin alejarnos demasiado de la familia Grimaldi, ha sido la presencia de los principes Ernest-Auguste y Christian, hijos de Ernesto de Hanover, marido de la princesa Carolina, del que ésta permanece separada desde finales de 2009.

VER GALERÍA


Sin dejar de lado la sangre real. La representación de la realeza en esta boda, al contrario que en otras bodas reales, ha estado protagonizada principalmente por los príncipes herederos, en los que los monarcas europeos han depositado su confianza para representarles en esta inolvidable boda, en la que sin duda se buscaran las comparaciones con la que tuvo lugar en 1956 y en la unieron para siempre al príncipe Rainiero III y la estrella de Hollywood Grace Kelly.

VER GALERÍA



La casa real sueca junto con la casa real belga han sido las que mayor represtación han tenido en el enlace. Suecia ha estado representada en esta ceremonia religiosa por la princesa Victoria de Suecia, con un vestido aguamarina con pedrería con un discreto tocado en forma de recogido en y su marido Daniel Westling, y por la princesa Magdalena de Suecia y su hermano Carlos Felipe, con el uniforme militar.

La casa belga ha sido la segunda familia real que más representantes ha enviado, los reyes Alberto y Paola han acudido acompañados por los príncipes herederos Felipe y Matilde y por Laurent, quien ha hecho su entrada en palacio acompañado por la princesa Claire.

VER GALERÍA

Máxima y Guillermo de Holanda, a quien ayer vimos acudiendo a la recepción ofrecida por la familia monegasca en el Hotel Hermitage, han querido hacer un guiño a su país, y para ello la princesa se ha enfundado en un acertado vestido anaranjado, dejando así patente su título de príncipes de orange.

La representación española ha corrido a cargo de los Duques de Anjou, Luis Alfonso de Borbón y su esposa, María Margarita de Vargas. Luis Alfonso, que ha sido invitado en calidad de heredero de la corona francesa y su esposa, han destacado por su elegancia. Mientras que él se ha decantado por el chaqué en diferentes tonos grises, Margarita a conjunto con su esposa, ha elegido el gris perla en un vestido con pedrería entallado a la cintura, a que ha colocado un llamativo tocado.

VER GALERÍA

Mary y Federico, los príncipes herederos de Dinamarca, quienes adelantaron ayer su llegada a Mónaco, para vivir el ambiente que se respiraba en el principado, han llegado cogidos del brazo y regalado sonrisas a los cientos de monegascos que no querían perderse la llegada de la realeza. Mary, quien ayer se decantó por el rosa, ha apostado hoy por vestido de raso en color aguamarina, en el que destacaba un original lazo, completando el atuendo, la princesa se ha colocado un precioso tocado floral en tonos crema. Federico, por su parte ha lucido el tradicional chaqué, al que ha roto su sobriedad con un chaleco estampado.

Víctor Manuel de Saboya, pretendiente al trono de Italia, y su mujer Marina Doria, han acudido junto a su único hijo Manuel Filiberto y su esposa Clotilde Coreau, que lejos de la discreción ha apostado por el rojo.

Los Condes de Wessex han acudido en representación de la casa real inglesa, quien este año, y más concretamente el 29 de abril vivían en su país, la boda del príncipe Guillermo con Catherine Middleton, quien en estos momentos se encuentran en viaje oficial por Canadá y Estados Unidos.  Quienes tampoco se han querido perder el fin de la larga soltería del príncipe monegasco han sido los Grandes Duques de Luxemburgo, Enrique y María Teresa, y su hijo Guillermo. Y cerrando la larga lista de los más destacados de la realeza hemos visto al príncipe Aga Khan, actual imán de los chiítas musulmanes ismailíes nizaríes Imami.

Añadir comentario

  • Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema
  • Por favor, céntrate en el tema
  • Por favor intenta escribir sin faltas de ortografía, antes de publicar un mensaje lo corregimos, si no tiene faltas es más posible que se publique
  • Escribir todo el mensaje en mayúsculas se interpreta como gritar, no publicamos mensajes escritos completamente en mayúsculas

Recomendaciones

Twitter

    Ya en su quiosco

    PRÊT-À-PORTER Otoño-Invierno 2011-2012
    ¡Ya está a la venta! Una vez más, la revista ¡HOLA! nos da la oportunidad de conocer cuáles son las tendencias de la temporada con su número especial de moda ‘prêt-à-porter’ para otoño-invierno 2011-2012.