Portada de hola.com, tu revista en internet

Coronación Felipe VI
Comentar 22 MAYO 2004

Todos los detalles del vestido nupcial de doña Letizia

Ampliar
Doña Letizia lució la 'tiara prusiana', la misma que llevaba la reina Sofía el día de su boda.
 
Ampliar
El traje ha sido confeccionado en seda natural tramada con hilos de plata fina volteada a tres cabos, creación exclusiva de la firma valenciana Rafael Catalá 
Ampliar
Los novios, ante el altar de la Catedral de La Almudena 
Ampliar
Detalle del precioso velo que lució la novia 
Ampliar
Los recién casados llegan a la Basílica de Atocha, donde les esperaba el saludo y los aplausos del público congregado a sus alrededores 
Ampliar
Doña Letizia Ortiz lució una creación de Manuel Pertegaz confeccionado con seda natural tramada con hilos de plata fina volteada a tres cabos, creación exclusiva de la firma Rafael Catalá 

Un poco después de las once de la mañana, doña Letizia Ortiz llegaba a la impresionante Catedral de la Almudena, tras vestirse en el salón de la Mayordomía, una de las dependencias privadas del Palacio Real. En este momento, la futura Reina de España mostraba uno de los secretos mejor guardados de su enlace: el vestido de novia.

Desde que se supo que sería Manuel Pertegaz el artífice del vestido nupcial de doña Letizia Ortiz, los detalles acerca de cómo sería no dejaron de comentarse, unas veces con acierto y otras simplemente quedándose en mera anécdota. Sin embargo, ya podemos admirar la creación de este genio turolense, un diseño que pasará a formar parte de la historia más exclusiva del diseño español.

La futura Reina de España, que lucía un recogido y maquillaje suave, vistió un modelo inspirado en la 'línea princesa' que se compone de corte continuado desde los hombros al suelo. La parte superior, ceñida al cuerpo y mangas, se desliza suavemente a partir del talle, prolongándose y formando una cola de 4,50 metros a partir de la cadera. Su aparente sencillez conlleva, sin embargo, la compleja y difícil tarea del patrón, que se ha realizado siguiendo la idea de un puzzle, en el que cada pieza y costura encajan unas con otras, teniendo en cuenta la longitud de la cola y anchura de la misma, así como el peso del conjunto del traje. El escote en pico y cuello 'corola' está bordado en hilo de plata y oro hilado por ambos lados, al igual que el escote de la espalda, las manoplas de las mangas por ambas caras y el delantero, de abajo arriba, y bordeando el orillo del bajo de la falda. La formal piramidal del delantero del traje se repite en el centro de la cola, mucho más alta y ancha, con un bellísimo bordado alegórico de motivos heráldicos: la flor de lis floral, la flor de lis heráldica, las espigas de trigo, los tréboles y los madroños, realzando todo el conjunto.

El traje ha sido confeccionado en seda natural tramada con hilos de plata fina volteada a tres cabos, creación exclusiva de la firma valenciana Rafael Catalá. En cuanto al manto nupcial, éste es de forma triangular de tres metros de largo por dos de ancho en su base. Es de tul de seda natural, color blanco roto, sobre el que se han bordado a la aguja, siguiendo técnicas históricas del siglo XIX, roleos y guirnaldas que mezclan la flor de lis y la espiga. Es un regalo personal del Príncipe a doña Letizia. Ésta también lucía un pañuelo realizado en organza de algodón con bordados a mano de flores de lis, lirios y espigas, que rodean las armas del Príncipe de Asturias.

También llevaba un abanico de fines del siglo XIX, montado a la inglesa, con varillaje y padrones de madreperla y encaje inspirado en los venecianos del siglo XVII. Este complemento, que ha sido restaurado para esta ocasión por el Patrimonio Nacional, perteneció a la reina Isabel II, la popularísima conocida como 'la Chata', y ha sido elegido personalmente por doña Letizia como especial homenaje a Madrid y sus ciudadanos más ilustres, la Familia Real Española. Asimismo, los zapatos que lucía eran del diseñador Manolo Blahnik.

El ramo, complemento representativo de toda novia, estaba compuesto por lirios, rosas, flor de azahar, flor de manzano y espigas de trigo.

El brillo de las joyas
Doña Letizia ha lucido, la misma joya que llevó la reina Sofía el día de su boda con don Juan Carlos en Atenas, el 14 de mayo de 1962: la diadema prusiana. De estilo imperio y definida, asimismo, como de línea helénica (por las columnas que recuerdan al Partenón y por los remates en hojas de laurel, con las que se coronaba a los atletas vencedores).

Una joya histórica
La tiara fue un regalo del káiser Guillermo II de Prusia, último emperador alemán, a su única hija, la princesa Victoria Luisa, cuando ésta contrajo matrimonio, en 1913, con Ernesto Augusto III, heredero de la casa Hannover.

Siguiendo la tradición de otras casas reales europeas, Victoria Luisa se la regaló a su hija Federica cuando ésta se casó con Pablo de Grecia, en 1937; quien, a su vez, se la entregó a la entonces princesa Sofía, con motivo de sus esponsales.

La diadema es de platino y diamantes y se caracteriza, además, porque lleva en el centro un precioso brillante, que cuelga en forma de lágrima. La Reina usó esta misma pieza, antes de la boda, en su puesta de largo y en la presentación oficial del Príncipe Juan Carlos y ella ante la prensa. Por su vinculación familiar, y las ocasiones especiales en que la ha usado, es una pieza especialmente querida para la Reina.

Pero no ha sido la única joya, la ya Princesa de Asturias ha lucido también unos pendientes que le han regalado SS. MM. los Reyes. Consisten en aretes en platino con seis diamantes talla pera de 2,44 quilates, dos diamantes talla brillante de 1,22 quilates y dos diamantes talla brillante de 4,54 quilates.

Acompañamiento de la novia
Junto a ella, ejerciendo como pajes y portando una gran guirnalda de flores -símbolo antiquísimo de alegría, abundancia y felicidad, y que encierra referencias a tradiciones españolas como los niños Mayos o Majos que, como las Cruces de Mayo, se celebran este mes-, le acompañaban los hijos de la infanta Elena y Jaime de Marichalar, Felipe Juan Froilán y Victoria Federica; los hijos de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarín, Juan Valentín, Pablo Nicolás y Miguel; la hija de Cristina de Borbón Dos Sicilias y Pedro López Quesada, Victoria; y Carla Vigo Ortiz, hija de Antonio Vigo Pérez y Erika Ortiz Rocasolano, hermana de la novia.

Los pequeños vestían diseños de Lorenzo Caprile que hacían referencia al siglo XVIII español y al magnífico pintor Franciso de Goya. Los dos niños pequeños llevaban una camisa, pantalón y banda de seda amarilla anudada a la cintura, inspirada en las que lucen los niños de los Duques de Osuna y el infante niño D. Francisco de Paula, ambos retratados en cuadros expuestos en el Museo del Prado, y que es un detalle que sólo se da en la España del siglo XVIII. El vestido de las niñas pequeñas consta de cuerpo de cuello redondo y mangas francesas con aplicaciones de encajes y cintas, y una falda o basquiña españolizada por la banda amarilla ya citada. Por su parte, los niños mayores llevan un traje que reproduce el masculino de la segunda mitad del siglo XVIII: casaca, chupa, equivalente al chaleco y calzón; corbatín con guirindola y zapatos con hebilla.

En cuanto a las damas de honor, Victoria Codorniú Álvarez de Toledo y Claudia González Ortiz, Lorenzo Caprile también se inspiró en la Corte Real española del siglo XVIII, por eso se decantó por vestirlas con trajes que recordaban a los de quienes atendían a las Reales Personas en aquella época. El conjunto consta de jubón adornado con cintas y plisados, y falda o basquiña. Como complementos, un pañalón y delantal bordado, manoletinas y redecillas, todo acorde con la indumentaria elegida.

Añadir comentario

  • Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema
  • Por favor, céntrate en el tema
  • Por favor intenta escribir sin faltas de ortografía, antes de publicar un mensaje lo corregimos, si no tiene faltas es más posible que se publique
  • Escribir todo el mensaje en mayúsculas se interpreta como gritar, no publicamos mensajes escritos completamente en mayúsculas

Vídeos