Portada de hola.com, tu revista en internet

Coronación Felipe VI
Comentar 22 MAYO 2004

Los invitados salen de La Almudena acompañados por la lluvia

Ampliar
El príncipe Naruhito acudió a la boda sin su esposa, la princesa Masako que sufre una profunda depresión 
Ampliar
Los Príncipes de Asturias fueron los primeros en abandonar el templo 
Ampliar
Los padres de doña Letizia Ortiz, don Jesús Ortiz y Paloma Rocasolano, salen de La Almudena 
Ampliar
Victoria de Suecia, princesa heredera de Suecia, salió del templo, precedida por Carlos de Inglaterra 
Ampliar
La princesa Carolina de Mónaco causó gran expectación al acudir sola, sin su marido Ernesto de Hannover, a la catedral 

La lluvia, por desgracia, se convirtió en inevitable protagonista de la salida de los invitados de la catedral de La Almudena una vez concluida la ceremonia religiosa. Y es que, desde que doña Letizia entrara en el templo como prometida del Príncipe de Asturias, hasta que a las 12.45 saliera de la catedral, convertida en Princesa de Asturias, la lluvia no ha cesado de caer sobre Madrid.

El Rey se lamenta por la lluvia
Detrás de los novios, el Rey don Juan Carlos I salió del templo y no pudo evitar mirar hacia el cielo y lamentarse por esa lluvia incesante, que obligó a muchos invitados, como el príncipe de Gales, a abrir sus paraguas y enfrentarse pacientes, a la lluvia, que no parecía amedrentarse con el sonido insistente de las campanas de la Catedral.

Los invitados aguardaban en el interior de La Almudena a que les tocara el turno de salir. En esos momentos, con los encuadres aportados por los realizadores de Televisión Española, se podía apreciar la elegancia de las invitadas, con un predomino de originales tocados y pamelas, muchas de ellas en tonos rosas, uno de los colores dominantes en las damas.

En esta salida escalonada se pudo observar también la elegancia de la madre de doña Letizia, doña Paloma Rocasolano, con un favorecedor traje rojo, y de las dos hermanas de la Princesa de Asturias, que desde su entrada en el templo fueron alabadas por su saber estar y belleza.

Pertegaz recibe la enhorabuena de muchos invitados
Como curiosidad, el diseñador del vestido de la Princesa de Asturias, recibió, numerosas felicitaciones de otros invitados, que valoraron muy positivamente el excelente trabajo realizado por el veterano modisto.

También se pudo apreciar, en esa espera sosegada hacia los autocares que les llevaría al Palacio Real -donde se servirá un aperitivo-, cómo los miembros más jóvenes de la realeza europea charlaban animadamente. Y es que, uno de sus miembros más queridos, el Príncipe de Asturias, el que ha sido soltero de oro durante años, ha dado esta mañana, el "sí quiero". Ahora, a celebrarlo.

A la salida de la catedral, se pudo disfrutar con más detenimiento de la elegancia de las invitadas. Si alguna va a ser especialmente alabada por su belleza, ésta será sin duda Rania de Jordania, quien, a pesar de no respetar la petición de vestir traje corto, deslumbró por su estilo inigualable y su personalísima manera de vestir.

Como no podía ser menos, dos de las invitadas más buscadas fueron las jóvenes princesas suecas. Ya se descubrió en la boda del príncipe Federico de Dinamarca, uno de los grandes ausentes junto con su esposa, la princesa Mary Donaldson, aún en luna de miel, que las princesas suecas no pueden evitar llamar la atención por su belleza y clase.

Mette-Marit y Haakon, los príncipes herederos de Noruega, salieron de la Catedral precedidos del príncipe Naruhito, heredero de Japón. Por segunda vez consecutiva, el Príncipe llegó solo. Lamentablemente su esposa, la princesa Masako, sufre una profunda depresión que la mantiene retirada de los actos oficiales.

Tampoco pasó desapercibida, a la salida de la catedral, la elegante princesa de Holanda, Máxima Zorreguieta, quien se convirtió, en el ya citado enlace de Federico de Dinamarca y Mary Donaldson en una excepcional amiga y confidente de doña Letizia.

Los madrileños fieles a pesar de la lluvia
Miles de madrileños siguieron paso a paso la salida de los invitados del templo, a pesar de la persistente lluvia, que sólo remitió minutos después del fin de la ceremonia nupcial. Quien, sin duda, más querían saludar y dar la enhorabuena era a los novios y, cómo no, a los Reyes de España. Sin embargo, si queremos quedarnos con una imagen entrañable, ésta es la del abuelo materno de doña Letizia, Francisco Rocasolano, estrechando con fuerza y cordialidad su mano a todos cuanto se le aproximaban, aún dentro del templo.

Añadir comentario

  • Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema
  • Por favor, céntrate en el tema
  • Por favor intenta escribir sin faltas de ortografía, antes de publicar un mensaje lo corregimos, si no tiene faltas es más posible que se publique
  • Escribir todo el mensaje en mayúsculas se interpreta como gritar, no publicamos mensajes escritos completamente en mayúsculas

Vídeos