Portada de hola.com, tu revista en internet

Coronación Felipe VI
Comentar 22 MAYO 2004

Todos los detalles de la ceremonia religiosa

Ampliar
El príncipe Felipe y doña Letizia durante la emotiva entraga de las arras
 
Ampliar
Plano aéreo desde el interior de la catedral
 
Ampliar
La pareja se prodigó en miradas de complicidad durante toda la mañana
 

Tras ascender los dieciséis escalones que llevan al templo y por el mismo pasillo donde momentos antes entraba el cortejo nupcial, doña Letizia ha avanzado hacia el altar mayor del brazo de su padre, Jesús Ortiz, mientras sonaban las notas del "allegro" del Concierto para Órgano y Orquesta Opus 7 número 3 en sí bemol mayor de Häendel. Allí doña Letizia, que ha hecho la señal de la Cruz antes de llegar, ha sido recibida por don Felipe, sonriente y emocionado, que con un cariñoso gesto le ha colocado el ramo de novia.

La música y el oficiante
Acto seguido la Orquesta sinfónica de RTVE y el Coro Nacional, dirigidos por José Luis López Cobos, han interpretado "El Canto de Gloria" de la "Misa pro Victoria", de Tomás Luis de Victoria, que sonará también en otras momentos de la ceremonia, oficiada por el Cardenal Arzobispo de Madrid, Monseñor Antonio María Rouco Varela asistido por el canónigo maestro de ceremonias de la catedral, Andrés Pardo, y por su secretario particular, Salvador Domato (en el presbiterio se sientan casi una veintena de cardenales, arzobispos, obispos y sacerdotes invitados al enlace).

Beltrán Gómez Acebo, primo del Príncipe, ha leido la primera lectura, perteneciente al Libro de Tobías. Menchu Álvarez del Valle, abuela de doña Letizia, ha pronunciado palabras de la primera Carta del Apóstol San Pablo a los Corintios. Tras la homilía, en la que Rouco Varela ha recordado a las víctimas de los atentados del pasado 11 de marzo, ha comenzado el rito del matrimonio, momento en el que el príncipe don Felipe se ha dirigido al Rey para recibir su aprobación antes de dar el consentimiento matrimonial canónigo al igual que hiciera en su boda la infanta Cristina. (A la infanta Elena se le olvidó por la emoción del momento).

Don Felipe y doña Letizia se han intercambiado los anillos con la mirada fija uno en el otro : "Letizia, recibe esta alianza, en señal de mi amor y fidelidad a ti. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo", palabras que han sido repetidas por doña Letizia, quien ha lucido unos pendientes regalo de Sus Majestades los Reyes y un velo obsequio del príncipe Felipe.

Primer beso como marido y mujer
Los novios, más relajados y con sus miradas buscándose en más ocasiones, viven la ceremonia con recogimiento y fe. Quizá, uno de los momentos más esperados, fue el primer beso de la pareja como marido y mujer. En el rito de la paz, con el coro entonando el Canto del Agnus Dei, los Príncipes de Asturias se dieron dos besos en la mejilla mientras, con una complicidad entrañable, don Felipe de Borbón susurraba unas palabras a su ya mujer, la Princesa de Asturias.

Durante la comunión, ofrecida por varios canónigos, han sonado piezas de Mozart, Arriaga y Guerrero. En esos momentos, los recién casados se intercambiaron palabras y miradas tiernas. La Reina les miraba, emocionada, mientras hacía uso de su abanico, del mismo tono que su vestido. Iñaki Urdangarín y la infanta Cristina no separaron sus manos ni un instante.

El final del enlace más esperado
El Regina Coeli, de Tomás Luis de Victoria, indica que la ceremonia está concluyendo. Los novios, muy serios, y los invitados, en pie, escuchan la impecable interpretación de la Orquesta Sinfónica de RTVE.

Al finalizar, se leyó un mensaje especial del papa Juan Pablo II a los recién casados dándoles "una especial bendición apostólica que extiendo a sus familiares y asistentes al enlace".

Como último paso, se procede a la firma del acta matrimonial, bajo los acordes de la Cantata número 69 de J.S Bach, don Felipe y dona Letizia rubrican el acta. Tras ellos, toca el turno a don Juan Carlos y doña Sofía. Una vez que han firmado los novios y los Reyes, se suceden las sonrisas y las miradas tiernas entre ellos, mientras firma el resto de testigos (treinta y cinco personas, entre familiares y amigos de don Felipe y doña Letizia). Se hace el silencio en el templo y los novios se intercambian impresiones hasta que todos se ponen en pie. "Podéis ir en paz", dice uno de los diáconos. El Aleluya de Haendel suena en todo su esplendor.

Últimos pasos en la Catedral
Envueltos en las notas del órgano, los novios abandonan La Almudena convertidos en marido y mujer. El cortejo nupcial está formado ahora por los recién casados, seguidos por Su Majestad la reina [dona Sofía], con don Jesús Ortiz, Su Majestad el Rey con la infanta doña Pilar, la infanta Elena con Jaime de Marichalar, la infanta Cristina con Iñaki Urdangarín, Su Alteza real la infanta Margarita con Carlos Zurita, y el infante Carlos con su esposa, Ana de Francia.

Y aunque la lluvia no ha cesado, los recién casados, acompañados por el repique de las campanas de la catedral (cuatro en la torre norte y el carillón con trece campanas más pequeñas), salen del templo. La lluvia no ha desanimado a las miles de personas que han querido saludar a los Reyes y darles una cálida enhorabuena.

Añadir comentario

  • Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema
  • Por favor, céntrate en el tema
  • Por favor intenta escribir sin faltas de ortografía, antes de publicar un mensaje lo corregimos, si no tiene faltas es más posible que se publique
  • Escribir todo el mensaje en mayúsculas se interpreta como gritar, no publicamos mensajes escritos completamente en mayúsculas

Vídeos