Comentar 29 ABRIL 2011

Los príncipes Guillermo y Catherine ya son marido y mujer

Todos los detalles de la ceremonia religiosa y del romántico 'sí, quiero' de los novios reales

VER GALERÍA

 

El futuro de la monarquía inglesa comienza hoy con una tradición milenaria: el matrimonio de Guillermo de Inglaterra con Catherine Middleton. Como hace 30 años, cuando el príncipe Carlos y lady Diana se casaron, Londres se ha vestido de boda, el país es una fiesta, las campanas tañen en honor a los novios reales… Pero no es 1981, sino 2011, y los futuros esposos ponen final feliz a su particular cuento de hadas. Los protagonistas llegan con puntualidad británica a la cita más importante de sus vidas. El príncipe Guillermo irrumpe a las 10:15 (hora local) por la Gran Puerta Oeste en la abadía de Westminster, escenario de la celebración religiosa, junto al príncipe Harry, su padrino de boda, que trata de mitigar la angustiosa espera de su hermano hasta el momento crucial: la llegada de la novia. Bajo los acordes de la música sacra, ambos entran en el templo, donde son recibidos y escoltados hasta el altar por el deán y capellán de Westminster.

Los minutos se hacen eternos, pero el ceremonial nupcial sigue su curso. Pese a la aparente parsimonia del reloj, Westminster se llena con un continuo goteo de invitados al enlace (miembros del Gobierno, jefes de Estado, la realeza extranjera, familiares y amigos de la pareja… Un total de 1.900). Momentos que el novio y su padrino aprovechan para saludar a la familia Spencer y algunos otros asistentes. Una fanfarria anuncia con la Marcha de Los pájaros de Charles Hubert Hastings Parry la entrada de la invitada más importante, la reina, abuela del novio. El deán de Westminster conduce al son del Prelude on Roshymedre, de Ralph Vaughan Williams, a la comitiva real, integrada por el príncipe de Gales y la duquesa de Cornualles y por la reina Isabel y el duque de Edimburgo, al interior de la abadía. Y, cuando solo la novia falta por entrar en el templo, toman sus puestos los pastores que oficiarán la ceremonia: el deán de Westminster, John Hall, principal conductor del servicio; el arzobispo de Canterbury, Rowan Williams, encargado del rito del matrimonio, y el obispo de Londres, reverendo Richard Chartres, amigo personal del príncipe Carlos y sacerdote del funeral de la princesa Diana, responsable del sermón.

 

VER GALERÍA



Ha llegado el momento de despejar las últimas incógnitas. La novia aparece en Westminster a la hora prevista y sin defraudar a sus seguidores: blanca y radiante con una creación de la diseñadora Sarah Barton para Alexander McQueen, que recordaba al vestido de novia que lució en su día Grace Kelly, y coronada con la tiara halo Cartier, que le ha cedido la reina. Llega a la abadía como Kate Middleton, procedente del hotel Goring, en lugar de uno de los palacios reales y en coche, un Rolls Royce Phantom VI, en lugar de un carruaje real, para significar su metamorfosis de común a alteza real. Dedica los instantes previos a sus nupcias a la multitud congregada a la que saluda largamente. Entra, del brazo de su padre, Michael Middleton, y recorre los últimos metros hacia su nueva floreciente vida (el largo pasillo de 73 metros convertido en arboleda con seis arces ingleses y dos carpes) sonriente y con la mirada fija en el altar, donde la espera su apuesto príncipe, con el uniforme de coronel de la Guardia Irlandesa y la insigna de la estrella de ocho puntas de la Ilustrísima Orden de San Patricio, entre otras. Les siguen al son del solemne canto I was glad, de Charles Hubert Hastings Parry, su dama de honor, Pippa Middleton, pendiente en todo momento de que el vestido de su hermana luciera en todo su esplendor, y el grupo de pajes y damitas -lady Louise, Margarita Armstrong-Jones, Grace van Cutsem, Eliza Lopes, William (Billy) Lowther-Pinkerton y Tom Pettifer. Los niños visten con réplicas del uniforme militar del novio, y las niñas, con preciosos trajes blancos de vuelo y fajines en marfil, muy similares a los que las pequeñas damas lucieran en la boda de Carlos y Diana de Gales.

El príncipe Guillermo no desvía la mirada de su futura esposa a la que recibe con una ilusionada sonrisa y espontáneos piropos (“Estás tan guapa. ¡Bellísima!”) que calman los nervios de ella y le arrancan una risita. Se acerca el momento más álgido de toda boda: las preguntas y las respuestas que todo el mundo desea oír. El romanticismo asiste al rito del intercambio de los votos y del anillo, pero todo discurre según lo ensayado, sin olvidos, ni errores: Michael Middleton entrega la mano de la novia al arzobispo y este, a su vez, al futuro esposo, que pronuncia su promesa de amor eterno, alta, clara y sonora, con los ojos clavados en los de su amor; ella hace lo propio y promete con un hilillo de voz amarle, confortarle y honrarle (en lugar de la tradicional fórmula de obediencia) en la salud y en la enfermedad hasta que la muerte les separe. Entonces el príncipe Harry, diligente, le pasa al arzobispo de Canterbury una única alianza, como era deseo del novio, para bendecirla y para que el futuro heredero se la ponga a la novia en el dedo anular. La emoción contenida de los novios es bien entendida por matrimonios ya experimentados como los príncipes de Asturias, Guillermo y Máxima de Holanda o Harald y Sonia de Noruega y por los más recientes como Victoria y Daniel de Suecia. Pero los que han vivido esta boda real como si de un ensayo nupcial propio se tratara, los que se han hecho de cada instante uno suyo son Alberto de Mónaco y Charlene Wittsitck, los otros novios reales, que se darán el sí, quiero el próximo 2 de julio. A partir de entonces la música envuelve el templo para celebrar que Guillermo de Inglaterra y Catherine Middleton ya son marido y mujer y también duques de Cambridge, título que les ha otorgado la reina Isabel. 

El momento más privado de la ceremonia precede el final. Los novios se dirigen a firmar el registro de matrimonio en la capilla de la abadía de Westminster, tras el altar, donde reposan los restos de Leonor de Castilla junto a los de su esposo, Eduardo I, y de otros reyes de Inglaterra. No hay cámaras de televisión y es el momento en que la pareja ha podido darse un respiro en la intimidad y decirse: “Ya está. Ahora somos marido y mujer”. En el acto de la firma están presentes el padrino del príncipe, su hermano Harry; la dama de honor de Catherine, su hermana Pippa Middleton, el príncipe de Gales y la duquesa de Cornualles, los padres de Catherine, Michael y Carole Middleton, y el hermano de la novia, James Middelton. Otra vez ante sus invitados, a los acordes de la música sacra, los novios, acompañados por el grupo de pajes y damitas abandonaban el templo. Tras ellos, la Familia Real inglesa, la familia Middleton, los miembros de la realeza y el resto de invitados. Los recién casados aguardan unos instantes a la salida de la iglesia y Reino Unido estalla en vítores, felicitaciones y redobles de campanas.

Añadir comentario

  • Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema
  • Por favor, céntrate en el tema
  • Por favor intenta escribir sin faltas de ortografía, antes de publicar un mensaje lo corregimos, si no tiene faltas es más posible que se publique
  • Escribir todo el mensaje en mayúsculas se interpreta como gritar, no publicamos mensajes escritos completamente en mayúsculas