Comentar 05 FEBRERO 2011

La primera boda real tras la Segunda Guerra Mundial: Isabel II y el príncipe Felipe

La actual Reina de Inglaterra y el Duque de Edimburgo se dieron el 'sí, quiero' el 20 de noviembre de 1947 en una ceremonia de cuento de hadas en la abadía de Westminster

La boda de Isabel II y el príncipe Felipe


La historia de amor de la princesa Isabel, actual reina de Inglaterra, y el príncipe Felipe fue como un cuento de hadas. Cuando apenas había cumplido los 13 años, Isabel asistió a la boda de su prima, la princesa Marina de Grecia, y sin saber que se iba a convertir en su futuro marido, conoció al príncipe Felipe. Fue amor a primera vista y la princesa quedó prendada del atractivo joven de 18 años del que no se separó durante toda la ceremonia. Tras varios días sin tener noticias de él, Isabel decidió escribirle una carta y así dio comienzo una relación que durante meses se mantuvo gracias al correo postal.

En 1946 la pareja se comprometió en secreto y fue una decisión que no agradó a la familia de Isabel ya que se oponían a que contrajera matrimonio con tan sólo 20 años de edad. A pesar de todo, su padre, el rey Jorge VI, pudo comprobar que su amor era verdadero y que Felipe estaba dispuesto a renunciar a sus orígenes griegos y sus títulos para poder casarse con la mujer de su vida, así que finalmente les dio permiso para casarse y anunciaron su enlace de forma oficial el 9 de julio de 1947
 

La boda de Isabel II y el príncipe Felipe


Isabel y Felipe se dieron el sí, quiero el 20 de noviembre de 1947 en una ceremonia que se celebró en la Abadía de Westminster y que fue oficiada por el arzobispo de Canterbury y el Arzobispo de York. Se trataba de la primera Boda Real desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, así que todos los ciudadanos salieron a la calle para mostrar su alegría por el enlace de su princesa. Ocho damas de honor y dos pajes acompañaron en todo momento a Isabel y la ayudaron a llegar hasta el altar de Westminster donde la esperaba emocionado su príncipe. La boda contó con más de 2.000 invitados y la radio BBC difundió la ceremonia a más de 200 millones de personas en todo el mundo.  

Con el fin de hacer el vestido de sus sueños, la princesa estuvo ahorrando durante varios meses y lució un hermoso diseño elaborado en satén de color marfil y decorado con 10.000 perlas blancas importadas directamente de América, hilo de plata y bordados de tul. El pelo iba recogido en una tiara que le prestó su madre y que se le rompió momentos antes de partir hacia la Abadía. Aunque fue una de las anécdotas del día, finalmente el joyero de la Corte pudo reconstruir la tiara y consiguió que quedara perfecta. Por último, el ramo de novia estaba formado por orquídeas blancas y una ramita de mirto que había crecido del arbusto que plantó la reina Victoria tras su boda. Al día siguiente, se colocó sobre la tumba del soldado desconocido en la Abadía de Westminster.


La boda de Isabel II y el príncipe Felipe


Después de la ceremonia religiosa, Isabel y el príncipe Felipe ofrecieron a sus invitados una comida en el Palacio de Buckingham. La tarta nupcial, que se cortó con la espada del actual Duque de Edimburgo, pasará a la historia por su gran tamaño: estaba compuesta por cuatro pisos y pesaba más de 200 kilogramos.

Isabel y Felipe disfrutaron de su luna de miel en New Hampshire (Estados Unidos) y en el castillo de Birkhill ubicado en Escocia. Un año después de su unión, vino al mundo su primer hijo, Carlos de Inglaterra, y cinco años más tarde, Isabel fue proclamada reina. El día de su coronación, Isabel II tenía 26 años y dos hijos, el príncipe Carlos (nacido en 1948) y la princesa Ana (que llegó al mundo dos años más tarde) a los que se unirían después el príncipe Andrés, duque de York, en 1960 y el príncipe Eduardo, conde de Wessex, en 1964.

Añadir comentario

  • Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema
  • Por favor, céntrate en el tema
  • Por favor intenta escribir sin faltas de ortografía, antes de publicar un mensaje lo corregimos, si no tiene faltas es más posible que se publique
  • Escribir todo el mensaje en mayúsculas se interpreta como gritar, no publicamos mensajes escritos completamente en mayúsculas