Comentar 14 MARZO 2011

La boda real más polémica: Eduardo VIII, después duque de Windsor, y Wallis Simpson

El hijo mayor de Jorge V y María de Teck renunció a sus derechos al trono por amor. Wallis Simpson, una norteamericana divorciada, conquistó su corazón y celebraron su unión con un íntima ceremonia el 3 de junio de 1937

Eduardo VIII, primogénito de los monarcas Jorge V y María de Teck, protagonizó una de las bodas más polémicas de la dinastía Windsor. Tras la muerte de su padre, Jorge V, el 20 de enero de 1936, se convirtió en rey de Inglaterra pero su reinado apenas duró un año (352 días). El 11 de diciembre Eduardo VIII abdicó para poder casarse con Wallis Simpson, una rica estadounidense dos veces divorciada de la que estaba profundamente enamorado.

“He renunciado al trono a favor de mi hermano Alberto y lo he hecho con todo mi corazón. Todos ustedes conocen las razones que me impulsan a abdicar. Me he dado cuenta que no puedo cumplir con mis deberes como Rey sin la ayuda y el apoyo de la mujer a la que amo”, argumentaba en su discurso. Sin duda, las sinceras y románticas palabras de Eduardo VIII podrían haber ablandado el corazón de sus súbditos pero éstos no le apoyaron ya que veían en él a un simpatizante del nazismo.



Al día siguiente de la emisión radiofónica del discurso, Eduardo se refugió seis meses en Austria para después, una vez que se hizo oficial el segundo divorcio de Wallis, reunirse con ella en Francia. La única persona que apoyó a Eduardo en su ‘locura de amor’ fue su hermana, la princesa María. Junto a su marido, el conde de Harewood, se trasladó a Austria para estar cerca de su hermano y como prueba de su lealtad a él no asistió al enlace de su sobrina, la princesa Isabel (más tarde Isabel II), al no haber sido invitado Eduardo al enlace.

En 1937, Jorge VI coronó a su hermano, Eduardo, como su Alteza Real el Duque de Windsor pero en el real decreto explicaba que “su esposa y sus descendientes, si los hubiere, no podrían recibir dicho título o atributo”.

El 3 de junio de ese mismo año Eduardo y Wallis se casaron en una íntima ceremonia en el castillo francés de Cande a la que sólo asistieron sus amigos más cercanos (16 en total) y por fin comenzaron a vivir su historia de amor libremente. Wallis vistió un precioso diseño realizado por el costurero estadounidense Mainchober. El vestido, elaborado en crepé azul, iba cerrado al cuello, tenía un fruncido en la parte delantera del cuerpo y se entallaba a la altura de la cintura. Wallis también lució un tocado de pequeñas plumas rematado con un halo de tul y las únicas joyas que llevaba eran un precioso brazalete, regaló de Eduardo, y su anillo de compromiso.

Durante la Segunda Guerra Mundial tuvieron que exiliarse a las Bahamas, por entonces colonia británica, y Eduardo fue nombrado Gobernador General, cargo que desempeñó hasta 1945. Después, él y su esposa volvieron a otra vez a París, donde pasaron juntos la mayoría de su vida. No tuvieron hijos y, aunque su relación estaba muy consolidada, la Familia Real británica nunca aceptó a Wallis.

El duque de Windsor falleció en París en 1972 y pese a su negativa fue enterrado en el Castillo de Windsor. Él quería descansar en el Cementerio Real de Frogmore, Berkshire (Inglaterra), donde pensaba que iba a ser enterrada su esposa, pero cuando Wallis falleció, 14 años después, la familia real Británica decidió que sus restos descansaran junto a los de su marido.

Añadir comentario

  • Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema
  • Por favor, céntrate en el tema
  • Por favor intenta escribir sin faltas de ortografía, antes de publicar un mensaje lo corregimos, si no tiene faltas es más posible que se publique
  • Escribir todo el mensaje en mayúsculas se interpreta como gritar, no publicamos mensajes escritos completamente en mayúsculas