Comentar 25 FEBRERO 2011

Catherine Middleton, 'lady in red' en su nuevo ensayo como futura princesa

Los ex estudiantes entusiasman en St. Andrews en su regreso con motivo del 600º aniversario de la antigua universidad

VER GALERÍA

 

Se han cerrado las carreteras, se ha desplazado policía extra y se han congregado miles de admiradores en el campus universitario. St. Andrews se ha preparado con esmero para la visita de dos ex alumnos muy especiales, el príncipe Guillermo y Catherine Middleton. Los prometidos han vuelto hoy, casi diez años después de que se cruzaran sus miradas por primera vez tras los muros universitarios y casi seis después de su graduación en 2005, al lugar donde se enamoraron y comenzó una historia de amor de cuento.

Su regreso a la tradicional universidad con motivo de su 600º aniversario prometía un guión similar al de ayer durante su visita a Anglesey: el nacimiento de una futura princesa y su abrazo con las masas, entre las que seguro no faltarían algunas caras conocidas. Y las expectativas se han quedado cortas. Aunque se trataba simplemente del segundo compromiso oficial de la futura princesa Catherine, la joven se superó en el dominio del protocolo, por el grado que supone la experiencia después de la magnífica primera impresión que causó ayer en la ceremonia de botadura; en espontaneidad y simpatía, porque la visita de hoy era a viejos conocidos, y en elegancia, porque se convirtió para la ocasión en una preciosa lady in red con un llamativo look en rojo. Un guiño a su querida universidad, ya que la toga de sus estudiantes es del mismo tono.

 

VER GALERÍA

 

Allí, el príncipe Guillermo, que acudía por primera vez a la universidad en calidad de patrón de la fundación creada por su 600º aniversario para promover nuevas becas estudiantiles, aludió durante su discurso a su emotivo regreso a su antigua universidad y a su época de estudiante: "Este es un momento muy especial para Catherine y para mí. Es sentirse como en casa. Fue fabuloso. Nos hizo la vida muy fácil". Allí descubrireron una placa después de reunirse con los estudiantes y de recibir como regalo de boda un fondo que lleva su nombre para becar a un alumno de Ciencias, Arte, Medicina o Teología con más de ochenta mil euros. Allí Kate se sentió otra vez el punto de mira entre nostálgicos recuerdos del día de su graduación. Eran los mismos de entonces, pero todo era muy diferente ahora.

Añadir comentario

  • Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema
  • Por favor, céntrate en el tema
  • Por favor intenta escribir sin faltas de ortografía, antes de publicar un mensaje lo corregimos, si no tiene faltas es más posible que se publique
  • Escribir todo el mensaje en mayúsculas se interpreta como gritar, no publicamos mensajes escritos completamente en mayúsculas