Comentar 24 MAYO 2010

Siéntete una Princesa en Estocolmo

Ideas para disfrutar del espíritu regio de la ciudad que albergará la Boda Real de Victoria de Suecia y Daniel Westling: compras en las tiendas preferidas de la Familia Real, visitas a castillos de ensueño...

Estocolmo se ha convertido en la ciudad reina del ocio con ocasión de la Boda Real de Suecia. Los preparativos nupciales están en pleno apogeo y, a menos de un mes para el gran día -la princesa Victoria y Daniel Westling se darán el sí, quiero el 19 de junio de 2010 en la Catedral de Estocolmo-, la agenda de actividades de entretenimiento es tan apretada como lo es habitualmente la de compromisos oficiales de la Familia Real. Para los visitantes que quieran ceñirse la corona antes del gran acontecimiento y disfrutar del espíritu regio de la capital sueca, las posibilidades son casi infinitas: ir de compras a los proveedores de Sus Majestades los Reyes, visitar varios castillos de ensueño, algunos de los cuales también ofrecen alojamiento por la noche, contemplar el cambio de guardia... Descubre en hola.com todos los atractivos de Estocolmo para sentirte como una auténtica Princesa.

 

VER GALERÍA



El Palacio Real en Gamla Stan
Un paseo por majestuosos salones palaciegos en donde reyes y reinas vivieron y trabajaron una vez evoca los sentimientos más solemnes al visitante, como sucede a todo el que acude al Palacio Real en Gamla Stan (casco antiguo de Estocolmo) que, con sus 608 habitaciones, se trata de uno de los más grandes de Europa. Parte del edificio está construido sobre los restos del anterior, Tre Kronor, destruido casi completamente en 1697 en un fuego. Durante mucho tiempo, la Familia Real eligió este Palacio como residencia privada, pero en 1981 se mudó a Drottningholm, al sur de Estocolmo. Hoy en día los reyes Carlos Gustavo y Silvia de Suecia mantienen sus oficinas en el Palacio Real produciendo una situación extraordinaria: el público visita el edificio mientras los soberanos trabajan allí.

Las grandes estancias del Palacio están abiertas al público, pero existen otros muchos alicientes para el turista monárquico aparte de las espléndidas habitaciones y los magníficos vestíbulos. Los visitantes no querrán perderse tampoco sus museos: Livrustkammaren presenta fascinantes objetos que pertenecieron a soberanos del pasado, como el disfraz que llevaba Gustavo III la noche en la que fue asesinado (1792) y Streiff, el caballo (ahora disecado, por supuesto) que Gustavo Adolfo II montó en la Batalla de Lützen (1632); Skattkammaren (El Tesoro) muestra los símbolos monárquicos más importantes, como las insignias que todavía hoy en día se lucen en Bodas Reales, bautismos y funerales; el Museo de Tre Kronor alberga una réplica del antiguo Palacio antes de que fuera destrozado por el fuego, junto con algunos objetos conservados; Museo de Antigüedades Gustaf III, la Capilla Real y la Biblioteca Bernadotte.

El cambio de guardia
Un espectáculo que no puede dejar de ver es el cambio de guardia de Estocolmo, que se ofrece cada día a mediodía. Con toda la pompa y solemnidad, los participantes (unidades militares de toda Suecia) montan a caballo o marchan por la ciudad al Palacio. De mayo a agosto, el cambio de guardia tiene lugar generalmente hacia las 12:15 horas, menos los domingos y días festivos, que la ceremonia empieza a las 13:15. Los que quieran ver de cerca los caballos del Rey, los magníficos carruajes y los preciosos uniformes pueden darse una vuelta por Hovstallet en Väpnargatan.

 

VER GALERÍA



Atracciones reales
Djurgården: una de las joyas de la corona del paisaje de Estocolmo. Este oasis -una isla, Kungliga Djurgården, y un parque-, sorprendentemente cercano al centro de la ciudad, es un lugar muy apreciado tanto por sus ciudadanos como por los turistas, en parte debido a todas las atracciones y actividades que ofrece (museos, un parque zoológico y un parque de atracciones), pero también a sus alrededores naturales que permiten a sus visitantes un respiro de prisas y estrés de la vida de la ciudad. Barco, autobús o a pie… Cualquier forma es buena para ir a Djurgården que cuenta, entre sus conocidos encantos, con Skansen (museo al aire libre y zoo), Junibacken (museo y lugar de entretenimiento infantil), Vasamuseet (museo dedicado al barco Vasa, que se hundió el día de su botadura) y Gröna Lund (parque de atracciones). Waldemarsudde, la casa museo del príncipe pintor Eugene, es por supuesto un valor añadido a la visita, pero también la Galería de Thielska, el Palacio de Rosendal y los encantadores jardines Rosendals Trädgårdar con su famoso café.

Hagaparken: el precioso complejo de Hagaparken, fundado por Gustavo III a finales del siglo XVIII, saluda al visitante con su exquisita arquitectura y preciosos paisajes naturales. Figuran entre sus fascinantes edificios histórico-culturales la Pagoda china, el Palacio de Haga, que se convertirá en la residencia oficial de los novios de Suecia cuando se casen el próximo 19 de junio; Koppartälten y el pabellón Gustavo III, abiertos todos ellos durante los meses del verano, así como Fjärilshuset (la Casa de Mariposa) abierta al público todo el año. El parque de Haga es extremadamente popular entre los habitantes de Estocolmo debido a sus parajes a la orilla del lago, bosques, senderos para hacer jogging, así como las vistas sobre el lago de Brunnsviken y su ambiente relajado.

Ulriksdals: el Palacio de Ulriksdals, construido en 1644, ha sido utilizado por la realeza desde los días de Karl XI. El rey Gustavo VI Adolfo y su familia vivieron en este palacio durante la mayor parte del siglo XX. Los apartamentos, amueblados por Carl Malmsten, entre otros decoradores, contienen muchas antigüedades. Otros encantos para el visitante son el invernadero del Palacio, que actualmente es un museo, y el teatro, conocido como Confidencen y construido en 1753.

Drottningholms: el Palacio de Drottningholms, actual residencia privada de la Familia Real de Suecia, está considerado por la UNESCO como patrimonio de la humanidad, además de ser el palacio del siglo XVII mejor conservado de Suecia. La combinación del exótico pabellón chino, el teatro y los magníficos jardines hacen de la visita a Drottningholm una experiencia extraordinaria.

 

 

VER GALERÍA



De compras... reales
Si sólo lo mejor es digno de reyes y reinas, ¿por qué conformarse con algo menos? De los 130 proveedores suecos de la Casa Real, sesenta aproximadamente se encuentran en Estocolmo. La lista es larga: sombreros y tocados en Kittys Hattar; antigüedades en Bukowski Auktioner; joyería y plata en W.A Bolin y Atelier Borgila; productos de piel en Palmgrens; cristalería en Orrefors y Kosta Boda… Las compras reales podrían empezar en la tienda de decoración de interiores Svenskt Tenn en Strandvägen; continuar en la misma avenida en la firma de joyería Gaudy, donde las damas reales adquieren joyas y aderezos, y concluir en Ostermalm, el barrio de moda de Estocolmo, para recuperar fuerzas tras la caminata con chocolates hechos por los maestros chocolateros de Chokladfabrik en Erik Dahlbergsgatan. Un placer de reyes.

"Dormí en un Palacio…"
¿Por qué no culminar la visita por Estocolmo con una noche regia en un castillo de ensueño? Tanto el palacio Södertuna, construido en el siglo XVIII a 70 km al sur de de la capital, como el palacio de Sundbyholms ofrecen a sus visitantes la posibilidad de vivir con toda la majestuosidad del pasado y las comodidades del presente. Una experiencia que fácilmente le hará sentirse como una Princesa.

 

 


Añadir comentario

  • Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema
  • Por favor, céntrate en el tema
  • Por favor intenta escribir sin faltas de ortografía, antes de publicar un mensaje lo corregimos, si no tiene faltas es más posible que se publique
  • Escribir todo el mensaje en mayúsculas se interpreta como gritar, no publicamos mensajes escritos completamente en mayúsculas