Carlos Felipe de Suecia y Sofia Hellqvist

Boda Carlos Felipe de Suecia y Sofia Hellqvist

Boda Carlos Felipe de Suecia y Sofia Hellqvist
Carlos Felipe de Suecia y Sofia Hellqvist

Las dos bodas del rey Gustavo VI

Primera boda, con la princesa Margarita de Gran Bretaña

El príncipe Gustavo Adolfo (1882-1973), hijo del rey Gustavo V y Victoria de Baden, se casó dos veces y en las dos siendo aún Heredero al trono. El 25 de febrero de 1905, el anuncio en El Cairo de su compromiso con la princesa Margarita de Gran Bretaña (1882-1920), hija del príncipe Arturo de Gran Bretaña e Irlanda, Duque de Connaught y Strathearn y conde de Sussex, y de la Duquesa Luisa Margarita de Prusia pilló por sorpresa a los ciudadanos suecos. Y es que lo suyo había sido amor a primera vista.

Los Duques realizaron un largo crucero por el Mediterráneo hasta el Nilo abordo del Essex con sus dos hijas, Patricia y Margarita. El príncipe Gustavo Adolfo, que contaba entonces con 22 años, se encontraba visitando a la princesa heredera Victoria en Capri y había sido invitado a un baile en El Cairo organizado en honor de los visitantes ingleses. Fue allí donde conoció a la Princesa, un año mayor que él.

Su boda se planificó para el 15 de junio y, a pesar de los disturbios provocados por la disolución de la unión sueco-noruega, la ceremonia contó con la presencia de multitud de invitados reales. El enlace, oficiado por el arzobispo de Canterbury, se celebró en la Capilla de San Jorge en el Castillo de Windsor. La boda real despertó un gran interés y los ciudadanos se agolparon en las calles para ver a los novios y sus invitados recorrer la breve distancia entre el castillo y la capilla.

El príncipe esperó a la novia en el altar acompañado por su tío el príncipe Eugenio y su hermano el príncipe Guillermo. La novia llegó junto a su padre un cuarto de hora tarde y acompañada de cuatro damas de honor: su hermana la princesa Patricia, la princesa Mary de Gales, la princesa Beatriz de Saxe-Coburg y Gotha y la princesa Eugenia de Battenberg.

El vestido de novia fue realizado a partir de tela de encaje blanca y seda. El velo, de encaje, había sido bordado por varias mujeres irlandesas en agradecimiento por los cuatro años que la familia ducal vivió en Irlanda. Sujetaba el velo una guirnalda de flores de color naranja, que también adornaba el corpiño. La revista The Lady alabó el buen gusto de la princesa Margarita, pues se atrevió a ir en contra de las tendencias de la época y siempre elegía ropa que resaltaba su hermosa figura femenina.


null
VER GALERÍA


La ceremonia fue muy sencilla. Lo único que adornaba la capilla eran dos jarrones de azucenas en el altar y banderas reales a ambos lados del pasillo. Una boda menos ceremonial y tradicional de lo que era habitual para la corte inglesa y adaptada al más comedido estilo de la realeza escandinava.

Los recién casados llegaron en tren a Estocolmo el 11 de diciembre procedentes de Gothenburg. Viajaron a Skeppsbron abordo del Vasaorden y fueron recibidos por el Rey y la Reina en el Salón Amarillo, a lo que siguió una misa de Te Deum en la Capilla Real que incluyó el canto del himno Jag lyfter mina händer upp till Guds berg och hus.

Al día siguiente, el Príncipe heredero y la Princesa recibieron mensajes de felicitación en la Cámara de la Orden de la Estrella Polar y por la noche tuvo lugar una velada musical en el Hall del Estado y una cena en los Salones de los Grandes Banquetes. Las festividades concluyeron con una gala en la Ópera el 13 de diciembre.


Segunda boda, con Lady Louise Mountbatten

La princesa Margarita falleció el 1 de mayo de 1920 en Estocolmo y tres años después de su muerte, el 3 de noviembre de 1923, el príncipe Gustavo Adolfo (VI) se casó con Lady Louise Mountbatten (1889-1965), Princesa de Battenberg y prima de su primera esposa. Su padre, el príncipe Luis, renunció a su título alemán en 1917 y tomó el nombre de Mountbatten, cuando se le concedió el título de Primer Marqués de Milford-Haven. Su madre, Princesa de Hessen, era nieta de la reina Victoria de Inglaterra.

El anuncio del compromiso, el 2 de julio, fue una sorpresa ya que pocos conocían a Louise Mountbatten, pero hubo una gran alegría al saberse que el Príncipe heredero había encontrado a una nueva compañera en su vida.

La boda, oficiada por el arzobispo de Canterbury, tuvo lugar el 3 de noviembre de 1923 en la Capilla Real del Palacio de St. James en Londres bajo el consentimiento del rey Jorge, que pagó la boda.

La Capilla Real se llenó de luz y flores en el presbiterio – un alegre contraste con la niebla de noviembre del exterior. El novio vistió el uniforme sueco de general y su padrino fue su hermano, el príncipe Guillermo. La novia lució un vestido de seda blanca de la India de estilo años 20 ceñido a la cintura y con larga cola. Sobre un velo de encaje llevó una magnífica tiara y el ramo estaba compuesto por sus flores favoritas, un gran manojo de lirios del valle.

Los recién casados pasaron su luna de miel en Italia y llegaron a Suecia el 11 de diciembre. Su viaje en barco a través del Mar del Norte fue muy tormentoso, lo que provocó que muchos en la fiesta de boda enfermaran severamente. Un amplio comité de bienvenida, encabezado por el Gobernador del Condado y su mujer y los notables de la ciudad, les esperaba en Gotemburgo. Hubo un almuerzo en la residencia oficial del gobernador, una visita al obispo, a un hospital infantil, a la Sala de Conciertos y, tras el concierto, un gran banquete en la Bolsa de Valores.

Los recién casados subieron de noche al tren especial hacia Estocolmo en medio de las felicitaciones de una ciudad iluminada, una procesión con antorchas, presentaciones florales y vítores. En la Estación Central de la capital les esperaban otras ceremonias de bienvenida y los príncipes viajaron en comitiva a la Puerta Este del Palacio Real. La ruta del desfile fue decorada con luces y banderas y en la intersección de Kungsgatan y Drottninggatan colgaba una corona principesca enorme que iluminaba la oscuridad de diciembre.

La pareja fue recibida por el rey Gustavo V y la reina Victoria en el Salón Amarillo del Palacio Real. Una misa de Te Deum se celebró en la Capilla Real.

Los príncipes fueron felicitados al día siguiente en la Cámara de la Orden de la Estrella Polar, a lo que siguió una velada en el Hall del Estado y una cena en los salones de banquetes. Manteniendo la tradición, fueron invitados a una gala en la Ópera el 13 de diciembre que incluyó música de Wilhelm Peterson-Berger y el ballet del Lago de los Cisnes.

El príncipe Gustavo Adolfo se convirtió en Rey el 29 de octubre de 1950 y durante su reinado Suecia experimentó una constante expansión económica. Tuvo cinco hijos de su primer matrimonio: Gustavo Adolfo (el futuro Rey), Sigvard, Ingrid, Bertil y Carlos Juan.

Últimos comentarios

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema