Comentar 13 JULIO 2009

Ya tienen casa: el palacio de Haga

Palacio de Haga

 

El casado casa quiere y Victoria de Suecia y Daniel Westling ya tienen casi lista la suya: el palacio de Haga. Vivirán felices, como en los cuentos, en esta histórica residencia de estilo italiano tras su boda.

De la ruina al sueño
La historia de Haga no tiene mucho que ver con la de otros retiros reales. En el caso de Drottningholm, por ejemplo, se construyó primero el palacio y se extendió después sus dominios con inmensos terrenos. En Haga, el punto de arranque fue el parque y con el tiempo se fueron uniendo edificios de diferentes caracteres. El palacio que Gustavo III soñó nunca fue terminado y hoy es conocido como la ruina, sólo con el sótano y los pilares concluidos.

Pabellón Gustav III
El Pabellón Gustav III (originalmente Pabellón del Rey) podría ser considerado como la residencia privada del Rey en Haga y fue concebido para complementar el palacio oficial que nunca llegó a terminarse. Hoy este pabellón es un excelente ejemplo de la arquitectura e interiores de la época gustaviana.

Palacio de Haga
El Pabellón de Gustavo III en el Parque de Haga fue ocupado a menudo por el hijo de Gustavo III y su sucesor, Gustavo Adolfo. Gustavo IV ordenó la construcción de un segundo pabellón cercano a este para su esposa, la reina Federica, y para sus hijos. Este edificio, ahora llamado Palacio de Haga, fue erigido entre los años 1802 y 1805, según los planos dibujados por el arquitecto Carl Christoffer Gjörwell. También es ligeramente distinto en este sentido a los demás. El Palacio fue construido como refugio en Haga para la Reina y sus pequeños, y no como una residencia oficial. Además en época de Gustavo IV y su familia se ofrece la primera estampa familiar en el sentido moderno.

Una Villa italiana
El edificio palaciego parece más una Villa italiana en términos de estilo, donde la vida familiar se hace alrededor del salón de estar principal. El diseño parecido a un templo de la parte central, con sus fachadas y columnas clásicas, y el color blanco acentúan la naturaleza italiana de la construcción.

Haga y la dinastía Bernadotte
El Palacio de Haga ha sido una residencia muy apreciada por la dinastía Bernadotte. Oskar I y su familia permanecieron a menudo en Haga. El palacio fue ocupado durante varios años por el hijo del rey Oskar, el príncipe Gustavo, y durante otros tantos por el príncipe Augusto, el hermano más pequeño del príncipe Gustavo, y su esposa, la princesa Teresa. Las primeras fotografías del interior del palacio fueron tomadas durante su residencia a finales del siglo XIX.

Los Príncipes de Haga
El príncipe Gustavo Adolfo y la princesa Sibylla se instalaron en 1932 a su regreso de su boda en Coburgo en el reformado Palacio de Haga, que pasó a convertirse en su hogar familiar. El edificio experimentó una profunda renovación de sus interiores que resaltaban el estilo funcional de la época más que la herencia histórica de principios del siglo XIX. Las fotografías familiares en el Palacio, publicadas en revistas y libros y emitidas incluso en noticiarios de cine, difundieron la imagen más idílica de la Familia Real en Haga.

Residencia de invitados para el Gobierno sueco
El Palacio de Haga funcionó entre 1964 y 2009 como residencia de invitados del Gobierno sueco para los ilustres visitantes. En 2009, el Gobierno transfirió de nuevo al Rey el derecho real de disposición del palacio como regalo de boda anticipado a la pareja. Los novios reales se mudarán a dicha residencia tras su boda el 19 de junio de 2010.



Añadir comentario

  • Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema
  • Por favor, céntrate en el tema
  • Por favor intenta escribir sin faltas de ortografía, antes de publicar un mensaje lo corregimos, si no tiene faltas es más posible que se publique
  • Escribir todo el mensaje en mayúsculas se interpreta como gritar, no publicamos mensajes escritos completamente en mayúsculas