Comentar 15 MARZO 2010

Secretos de la boda de Victoria de Suecia y Daniel Westling

Del vestido de novia de la Princesa, los nuevos souvenirs conmemorativos y los festejos con motivo del futuro matrimonio de la pareja

VER GALERÍA

Los preparativos de las bodas reales se dan a conocer a cuentagotas para sorprender a propios y extraños. A los ilustres invitados y a los millones de ciudadanos que siguen considerando que estas nupcias se sirven envueltas de magia. Escasos detalles del enlace de la princesa Victoria y Daniel Westling han salido a la luz, como manda la tradición o el protocolo. A dos meses escasos del gran día, el próximo 19 de junio, poco se sabe de la boda del año en Suecia. Lo que sí ha transcendido es que promete ser una verdadera fiesta nacional con celebraciones para todos: un gran concierto de rock en la víspera del día D y una gala en la Ópera, mucho más chic, para los invitados que se encuentren desde el 17 de junio en el país escandinavo. La Princesa quiere compartir con todos su felicidad. Gigantescas pantallas de televisión por toda la geografía sueca, multitud de recuerdos conmemorativos –aparte de los ya presentados, nuevas medallas y pulseras- y festejos populares harán partícipes a los suecos del histórico día.

El secreto mejor guardado de una novia es sin duda el traje nupcial. El vestido de novia que lucirá la princesa Victoria en su gran día es por supuesto top secret y, por tanto, a falta de puntadas oficiales, tiene patrón de conjeturas. Tanto en lo que se refiere al modisto –la lista es larga- como al diseño: con falda romántica y velo tradicional, ceñido y de pronunciado escote… No le faltan a la Heredera ideas ni proposiciones por parte de diseñadores de todo el mundo, aunque, claro está, el verdadero y definitivo no se conoce. Pero todo apunta a que será un acierto. Para eso la princesa Victoria dispone desde hace unas semanas de una nueva estilista personal, Tina Törqvist, antigua asistente de moda de cine. A ella se debe el espléndido vestido gris de Elie Saab que la Princesa luce en las fotos oficiales de la línea de productos conmemorativos que se ha lanzado con ocasión del futuro matrimonio.

 

VER GALERÍA



Así que la prensa, a la captura de alguna pista sólida, anda al retortero de los últimos pasos de Tina Törqvist. Su viaje con la Princesa a París y su visita a las maisons de moda más exclusivas ha dado alas a aquellos que apuestan que Victoria de Suecia eligirá, como su madre, un diseñador extranjero y no sueco para la puesta de largo más importante de su vida. Otros van un poco más allá en sus predicciones y sostienen que la aguja será francesa en honor a sus raíces. La Familia Real sueca, que desciende de la dinastía Bernadotte, podría aprovechar la ocasión para proclamar nuevamente su orgullo por sus orígenes franceses. Pero los más arriesgados aseguran, tras las noticias de que su nueva estilista podría haber hecho compras en Yves Saint Laurent y en Christian Dior por cuenta de la Princesa, que la Heredera, que se casará en la misma fecha e iglesia en las que lo hicieron hace más de treinta años sus padres, se decantará también por un traje de la casa Dior como la reina Silvia. La soberana vistió para el día de su boda una creación de Marc Bohan para Dior. Un vestido de color marfil, completamente liso y con manga larga, entallado en la cintura y con una larga cola sobre la cual descansaba el velo bordado de encaje que antes que ella habían llevado las princesas Birgitta y Desirée. Pespuntes, hoy por hoy, sin hilo.

Añadir comentario

  • Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema
  • Por favor, céntrate en el tema
  • Por favor intenta escribir sin faltas de ortografía, antes de publicar un mensaje lo corregimos, si no tiene faltas es más posible que se publique
  • Escribir todo el mensaje en mayúsculas se interpreta como gritar, no publicamos mensajes escritos completamente en mayúsculas