Comentar 25 MAYO 2010

El Palacio Real de Estocolmo, lugar del banquete nupcial

La residencia oficial y el mayor de los palacios de la monarquía sueca será donde la princesa Victoria y Daniel Westling agasajen a los 1.200 invitados a su boda

Después de darse el “sí, quiero”, de viajar en cortejo por el centro de Estocolmo y de realizar una travesía en la barcaza real a través de la bahía de la capital sueca para presentarse por primera vez ante los ciudadanos como marido y mujer, la princesa Victoria y Daniel Westling se dirigirán al Palacio Real. Allí será donde se celebre el banquete nupcial, al que asistirán cerca de 1.200 invitados y en el que ejercerán de anfitriones los padres de la novia, los reyes Carlos Gustavo y Silvia de Suecia.


VER GALERÍA


El Palacio Real de Estocolmo (Kungliga Slottet), residencia oficial y el mayor de los palacios de la monarquía sueca, es uno de los más grandes y usados de Europa. Ciertas partes de su interior son accesibles para los turistas y sólo se cierran en ocasiones especiales, como en recepciones oficiales, visitas de Estado, audiencias solemnes y fiestas, o en fechas señaladas como el viernes Santo o los días de Nochebuena, Navidad, Nochevieja y Año Nuevo. El 19 de junio, con motivo del enlace de la Heredera, también permanecerá cerrado al público.

Ese día, el Palacio vivirá de nuevo un acontecimiento histórico. Y decimos “de nuevo” porque no será la primera vez que acoja una celebración de boda. Fue también aquí, en el Gran Salón conocido como Vita havet (Mar Blanco), donde los reyes Carlos Gustavo y Silvia agasajaron con un banquete a los invitados a su enlace en 1976. Quince años antes, en 1961, tuvo lugar en el Salón del Estado del palacio la boda civil de la princesa Birgitta, y en 1935 el rey Gustavo V organizó un banquete de gala por la boda de la princesa Ingrid.


VER GALERÍA


Breve historia del palacio
El Palacio Real no siempre ha tenido el aspecto que presenta en la actualidad. De estilo barroco italiano, ha sufrido varias transformaciones a lo largo de los siglos y se terminó de construir en 1754. El palacio originario, conocido como Tres Coronas, era un torreón fortaleza construido a finales del siglo XII. El palacio actual surgió de una reconstrucción completa de la parte norte llevada a cabo por el arquitecto Nicodemus Tessin el Joven por encargo de Carlos XI.

En 1697 un incendio destruyó el antiguo palacio salvándose sólo la parte norte, punto de partida en los planes de Tessin para un nuevo palacio. Al morir Tessin, el responsable del proyecto de construcción fue su hijo Carlos Gustavo, aunque el director real del mismo fue el arquitecto Carl Harleman, que siguió muy de cerca los planos originales permitiendo que sus interiores -especialmente las estancias habitadas- se caracterizasen por el estilo rococó de la época.

En 1754, el rey Adolfo Federico y la reina Luisa Ulrika pudieron abandonar su residencia provisional en Riddarholmen y mudarse al nuevo palacio, en concreto a la planta inferior de las dos plantas principales, conocida actualmente como el Apartamento Bernardotte. Sus hijos, los principes Gustavo (III), Carlos (XIII) y Federico Adolfo, acondicionaron posteriormente sus propias plantas en las partes este y oeste. Las obras del interior fueron finalizadas alrededor de 1770.


VER GALERÍA  


Los Apartamentos de palacio
Los Apartamentos Bernadotte, 14 habitaciones situadas en el ala norte, se usan en presentaciones de medallas y en audiencias formales. En ellos pueden verse numerosos retratos de los miembros de la Familia Real.

Además de estos apartamentos, el Palacio Real cuenta con un Apartamento de invitados que utilizan como residencia los mandatarios extranjeros en sus visitas de Estado y en los que se guardan retratos de Karl X, Karl XI y Karl XII, así como muebles de diferentes épocas, sobre todo de los siglos XVIII y XIX.

El Salón de Estado guarda la corona de plata de la reina Kristina y su trono de plata, regalo de Magnus Gabriel De la Gardie para su coronación en 1650. Hasta 1975, en el Salón de Estado el Rey presidía la apertura anual de sesiones del Parlamento de Suecia. Hoy, esta ceremonia se lleva a cabo en el edificio del Riksdag, mientras que el Salón de Estado se utiliza para funciones oficiales.

Los Apartamentos de las Órdenes de Caballería, que albergan una colección permanente de las órdenes regias, son cuatro salas –una para cada orden (Órdenes del Serafín, Orden de la Espada, Orden de la Estrella Polar y Orden de Vasa)- que hasta 1949 fueron sede del Tribunal Supremo de Suecia, fundado en 1789 por Gustavo III.

En el ala noroeste de los Apartamentos de Estado se encuentra la Sala del Gabinete, que aún hoy se utiliza para las reuniones de gabinete y las del Rey con el Gobierno.


VER GALERÍA


Un "museo" de arte y cultura
Los que visiten el Palacio Real, además de presenciar en el patio el cambio diario de guardia, podrán ver una gran variedad de objetos y decoraciones representativas del arte y la cultura suecas. El Museo Tres Coronas, situado en la planta baja del ala norte, contiene reliquias medievales de la historia antigua del edificio. En las fachadas y escaleras, así como en algunas habitaciones de los Apartamentos Reales, se puede apreciar el afán de suntuosidad que vivió Suecia en el siglo XVII. En los demás interiores dominan la elegancia y riqueza de colorido del rococó, así como el estilo clasicista del periodo Gustaviano.

En la magnifica bóveda situada debajo de la parte sur y este del palacio, los que visiten las colecciones de la Cámara del Tesoro (Skattkammaren) y de la Armería Real (Livrustkammaren) pueden hacerse una idea de la historia de la monarquía sueca. La Cámara del Tesoro contiene las insignias reales y emblemas del reino. Aquí se puede ver la espada de Estado de Gustav Vasa, la corona, el cetro y el orbe de Erik XIV, así como la corona de Luisa Ulrika. Por su parte, la Armería dispone de colecciones muy amplias que documentan los aspectos tanto políticos como simbólicos de la monarquía sueca, desde Gustav Vasa hasta la dinastía Bernadotte.

En la parte noreste del palacio se encuentra, además, una atracción importante: el Museo de Antigüedades de Gustavo III, fundado en 1792 y abierto al público dos años después, convirtiéndole en uno de los museos públicos más antiguos de Europa.

También en el Palacio Real se encuentra la Biblioteca Bernadotte, de cien años de antigüedad y con la colección de libros de la Familia Real. Aproximadamente 100.000 libros que han pertenecido a los reyes y reinas Bernadotte a lo largo de los siglos están en la biblioteca, así como la colección Bernadotte de más de medio millón de fotografías.


VER GALERÍA


Por último, en el interior del Palacio los turitas pueden llevarse un recuerdo de su paso por el histórico edificio en la Tienda Real de Regalos: souvenirs de edición limitada, postales, llaveros exclusivos de oro y plata, así como objetos de vidrio y porcelana. Además, la tienda ofrecerá recuerdos de la boda de la princesa Victoria. La Casa Real sueca aprobó que una serie de empresas suecas desarrollasen productos que serán incluidos en la serie oficial del enlace. Parte de los ingresos de su venta irán a parar a la Fundación de la Boda de la Princesa heredera y Daniel Westling, a beneficio de niños y jóvenes en Suecia.

Añadir comentario

  • Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema
  • Por favor, céntrate en el tema
  • Por favor intenta escribir sin faltas de ortografía, antes de publicar un mensaje lo corregimos, si no tiene faltas es más posible que se publique
  • Escribir todo el mensaje en mayúsculas se interpreta como gritar, no publicamos mensajes escritos completamente en mayúsculas