Comentar 19 JUNIO 2010

La princesa Victoria: 'Quiero dar las gracias al pueblo sueco por haberme dado a mi Príncipe'

La futura Reina de Suecia se dirigió a los ciudadanos de Estocolmo al finalizar junto a su marido el recorrido del cortejo nupcial

Una vez que Victoria de Suecia y Daniel Westling se han dado el 'sí, quiero', y ya como marido y mujer, la pareja ha emprendido el tradicional cortejo nupcial por las calles de la engalanada Estocolmo en una carroza abierta. El recorrido era de 6,8 kilómetros de extensión, destacando que el propio cortejo ocupa 400 metros de longitud.


VER GALERÍA


En torno a 6.400 personas participaron a lo largo de la ruta, 1.200 de las cuales son representantes de las organizaciones de voluntarios y organizaciones civiles. Además, también formaron parte del cortejo 210 personas de la Agencia Sueca de Protección Civil de la Liga y la Cruz Roja Sueca, encargados de las unidades de primeros auxilios y del suministro de información. Veinte bandas de música diferentes tocaron durante el desfile nupcial, y tanto la Marina como las Fuerzas Aéreas también participaron en el recorrido de los recién casados por la capital sueca.

El cortejo partió de la Catedral de Estocolmo, donde Victoria y Daniel se juraron amor eterno, y se dirigió a las calles Slottsbacken, Skeppsbron, Slottskajen, ubicadas en el casco antiguo de la ciudad para, después, cruzar el puente de Norrbro, que se extiende hacia el norte desde la zona septentrional del Palacio de Estocolmo.

Seguidamente, los recién casados se han dirigido a la Plaza de Carlos Gustavo, bautizada así en honor a su Rey, y giraron a la derecha para tomar la calle  Strömgatan y desembocar en la Plaza Karl XII. Tras ello, el cortejo puso rumbo a la calle Kungsträdgårdsgatan y llegó al conocido parque Kungsträdgården (El jardín del Rey) para girar a la izquierda con destino a la calle Hamngatan.

A continuación, viajaron hacia la Plaza de Sergels, donde giraron a la derecha a lo largo de Sveavägen, una de las calles más importantes de Estocolmo. La comitiva continuó hasta llegar a Kungsgatan (La Calle del Rey), desde donde giró a la derecha y siguió hasta Kungsgatan Stureplan, uno de los barrios más selectos de la capital.

Los recién casados también desfilaron por unas de las principales vías de Estocolmo, Birger Jarlsgatan, desde donde desembocaron en Nybroplan, cuyo nombre significa 'La plaza del Puente Nuevo'. Inmediatamente se dirigieron al bulevar de Strandvägen y desde allí cruzaron el puente que los llevó a la isla de Djurgården, donde se encuentra al Museo Vasa, dedicado al barco Vasa, que se hundió en el puerto de Estocolmo el día de su botadura.


VER GALERÍA


El barco real 'Vasaorden' esperaba a las puertas del museo a la real pareja y los condujo a Kastellholmen, una pequeña isla ubicada en el centro de la capital sueca. Subieron por Strömmen, la zona más interna de la Bahía de Saltsjön, que se extiende desde el Archipiélago de Estocolmo hasta el casco antiguo. Finalmente, tomaron tierra en Skeppsbron, el muelle del casco histórico y tuvieron como destino final el jardín del Palacio Real de Estocolmo.

Una vez llegados al balcón de palacio, la princesa Victoria y su marido, convertido ya en príncipe Daniel, saludaron a los centenares de suecos que se arremolinaron en los alrededores para felicitarles por su boda. "Queridos, queridos amigos: en primer lugar, quiero dar las gracias al pueblo sueco por haberme dado a mi Príncipe", dijo la futura Reina de Suecia. "Nosotros, mi esposo y yo...", decía entre risas. "Estoy increíblemente feliz y muy agradecida de que muchos queráis estar aquí y celebrar con nosotros. Es una enorme experiencia. Este día es, hasta ahora, el más importante en nuestras vidas, y contar con vuestro apoyo significa más para nosotros de lo que podáis imaginar. Es algo increíble. Hoy es un día que llevaremos en nuestros corazones por el resto de nuestras vidas. Gracias", concluyó la Heredera.


VER GALERÍA


Por su parte, el rey Carlos Gustavo dijo: "Querido suecos que estáis aquí y en todo el país. Es un día maravilloso y maravilloso que estéis con nosotros, es un espectáculo maravilloso. Quiero que para celebrar conjuntamente la boda lancemos vítores cuatro veces en honor de los novios: ¡De leve!" Un broche de oro para un recorrido durante el cual recibieron en su honor saludos de buques de guerra extranjeros, desfiles militares y homenajes musicales que los esposos nunca olvidarán.

Añadir comentario

  • Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema
  • Por favor, céntrate en el tema
  • Por favor intenta escribir sin faltas de ortografía, antes de publicar un mensaje lo corregimos, si no tiene faltas es más posible que se publique
  • Escribir todo el mensaje en mayúsculas se interpreta como gritar, no publicamos mensajes escritos completamente en mayúsculas