Comentar 19 JUNIO 2010

El rey Carlos Gustavo de Suecia entrega una rosa a la reina Silvia y Daniel Westling se declara a la princesa Victoria: 'Te quiero tanto'

El Rey pronunció, además, un emotivo discurso que desencadenó las lágrimas de emoción de la princesa Victoria

null

El 19 de junio no es sólo la fecha de la boda de los príncipes Victoria y Daniel, es también el aniversario de boda de los reyes Carlos Gustavo y Silvia y el soberano, en lo que algunos medios suecos han llamado un impulso de amor, empezó el discurso de la boda de su hija cogiendo una de las flores rosas que estaban en los centros de mesa y entregándola, ante todos los invitados, a su esposa: “Me gustaría expresarle mis felicitaciones por este día. Muchas gracias por el apoyo y el amor que me ha mostrado un año más. Gracias a usted y a su devoción veo el futuro con gran confianza y tranquilidad”.

Después de estas inesperadas palabras a la Reina de Suecia, comenzó, durante el banquete, el discurso que tenía preparado:

“Sus Majestades, su Alteza Imperial, Vuestras Altezas Reales, señores y señoras: Su Majestad la Reina y yo queremos darles la bienvenida a todos de corazón al Palacio Real y a la cena de gala de la boda. ¡Es maravilloso verlos a todos aquí! En nombre de mi familia -y sobre todo en nombre de mi hija y de mi yerno- deseo darles las gracias por venir y por participar de nuestra alegría, ustedes siempre serán una parte de este día inolvidable e inmemorable.

Vuestras Altezas la princesa Heredera Victoria y el príncipe Daniel ¡Queridos recién casados! A la Reina y a mí nos gustaría desearles todo lo mejor para la vida que tienen por delante juntos. Contraer matrimonio es un paso importante en la vida. No sólo para la novia y el novio, sino también para sus padres. La promesa que se hacen hoy el uno al otro es de apoyo mutuo y supone unos lazos de lealtad que los unirán más. Es, sin embargo, una consecuencia inevitable de su decisión que los lazos con sus padres cambien. A partir de ahora, su lealtad principal será del uno hacia el otro.

Nosotros, como padres, estamos satisfechos de la ternura con la que os miráis. Pero al igual que muchos padres antes de nosotros, estamos experimentado el placer de ver a sus hijos independizarse para construir su propia familia, aunque condimentado con un toque de dolor. Ojalá que también seans capaces algún día de experimentar la felicidad que sentimos hoy. ¡Querida Victoria! usted es la sucesora al trono de Suecia. Es una misíon que viene con deberes y responsabilidades. Y la han visto crecer en este papel con orgullo y gratitud. Sin embargo, no se puede pedir nada mejor que la experiencia de este día, que es también parte de la riqueza de la vida". En este momento, la princesa Victoria, una novia exultante, feliz y aparentemente relajada, se emocionó y las lágrimas llegaron a sus ojos.

“Una vez que usted deba - como dicta nuestra Constitución - sucederme como Jefe de Estado de Suecia, me da paz y tranquilidad que se prepare para la tarea con sabiduría y empatía. Sé que comparto esta confianza con gran parte del pueblo sueco. Podría, quizás, haciendo referencia a nuestro antepasado Carlos XIV Juan decir: "El amor de la gente es mi recompensa".

Nuestra relación es, sin embargo, más profunda que la existente entre un monarca y su sucesor. Soy tu padre. Tu eres mi hija amada. Nadie debe creer cualquier otra cosa que mi mayor deseo siempre ha sido -y es- verte feliz. Por ello ha sido siempre evidente para tu madre, la Reina, y para mí que - como cualquier persona en nuestro país- debes tener la libertad de elegir el compañero de tu vida siguiendo los deseos de tu corazón. Hoy quiero poner de relieve la decisión que tomé de autorizar el matrimonio".

Después se dirigió a Daniel y su familia: "¡Estimado Daniel! en mi nombre y en el de la Reina  me  gustaría darle la bienvenida muy cordialmente a nuestra familia. También nos gustaría felicitar a nuestra hija en su elección de marido y nosotros -sus suegros- felicitarle por su elección de esposa. Le conocemos como un empresario muy ambicioso y hábil.

Muchas veces me he impresionado por la tenacidad y la ambición que demuestra. Nos hemos dado cuenta de la energía y determinación que ha tenido en la preparación de su misión como Príncipe Consorte. Es decir: para darle a su esposa, la Princesa Heredera, apoyo y confianza. Estamos muy contentos de que al conocerle hayamos conocido a sus padres, Ewa y Olle Westling y a su familia, grande y maravillosa.

¡Queridos Victoria y Daniel! a la Reina, al príncipe Carlos Felipe, a la princesa Magdalena y a mí nos gustaría felicitarles y desearles todo lo mejor. En su caminar por la vida juntos siempre contarán con nuestro apoyo y afecto. Y rezamos para que Dios Todopoderoso siempre sea misericordioso con ustedes.

Por último, me gustaría proponer un brindis por la Princesa Heredera y el príncipe Daniel, nuestra amada y preciosa pareja nupcial. ¡Cuatro hurras por ellos!"

null

El discurso del Rey empezaba a las 21:49 horas y media hora después, el padre de Daniel, Olle Westling, tomaba la palabra para dirigirse a los convidados. Si las palabras del Rey hicieron que la novia se emocionara, las de su suegro, le hicieron levantarse de la mesa para abrazar a Olle:

“Sus Majestades, su Alteza Imperial, Vuestras Altezas Reales, la novia y el novio:

Es maravilloso verles a los dos, Victoria y Daniel, radiantes de felicidad en este gran día. De hecho, es un gran día para todos los que tienen el privilegio de estar aquí con ustedes porque éste es uno de los mejores momentos de sus vidas siendo ya marido y mujer. Su matrimonio no es sólo un asunto de familia es algo que afecta a todo el pueblo de Suecia. El calor y la alegría hacia ustedes son un reconocimiento maravilloso de agradecimiento.

Daniel, eres nuestro querido hijo, y tu madre, tu hermana y yo siempre hemos estado muy orgullosos de ti. Siempre has optado por seguir tu propio camino, y lo has hecho con honor, ya sea en términos de tus opciones de carrera, tus amigos o tus actividades de ocio. Nunca te convertiste en un jugador de hockey profesional, pero ¡todavía estamos orgullos de ti! Nos sentimos orgullosos de ver que has construido una empresa exitosa que reúne tus grandes pasiones: la salud y el desarrollo de las personas.

Nos alegramos mucho cuando nos dijiste que habías conocido a una chica que querías llevar a casa para presentárnosla. ¡Pero no contaste que era esta chica

Una vez que la conocí, querida Victoria, y vi la calidez que muestra a todos en nuestra familia y no sólo a nuestra familia, recuerdo un día en el bosque de arándanos rojos en Ockelbo, cómo saludó a todos los que se cruzaron en su camino. Fue entonces cuando entendí porqué Daniel se había enamorado de usted. Estaba bastante claro que él había esperado y que hizo su elección con mucho cuidado. Había, una vez más, seguido su propio camino.

Daniel has tenido que aprender que la vida no es siempre un lecho de rosas. Siendo un adolescente de dieciséis años de edad, descubriste lo importante que es la salud. Sabiendo que necesitabas un trasplante de riñón mantuviste una actitud positiva ante la vida y mucha fe en el futuro. Tu calidez, tu alegría en la vida y tu energía son cualidades importantes que espero que mantengas toda la vida.

Querida Victoria y Daniel, la mejor manera de lidiar con el gran e importante trabajo que os depara el futuro es ayudaros el uno al otro. Hablar, apoyarnos unos a otros y trabajar en equipo es lo más conveniente para la vida. Esto es algo en lo que Ewa (su esposa) y yo tenemos mucha experiencia, y con gusto daremos los consejos que podamos. Sé que en Victoria tendrá una esposa cariñosa, cálida y amable.

Me abstendré de dar cualquier otro tipo de asesoramiento acerca de cómo mantener su amor vivo. La forma en que interactuáis es realmente excepcional. Nadie que esté cerca de vosotros puede dejar de ver el amor profundo y sincero respeto que os profesáis mutuamente. No tengo ninguna duda de que sus sentimientos impregnarán a todos aquellos que estén a su alrededor. No sólo la Princesa, sino también el Rey, la Reina y toda la Familia Real nos han recibido con gran amabilidad y me gustaría darles las gracias por esto.
Me corresponde a mí - y esto es un gran honor - darle las gracias por la hospitalidad que todos hemos compartido esta noche. Nuestros anfitriones nos han invitado a esta noche de gala con generosidad, una noche que está lejos de terminar y que siempre recordaremos. Por los alimentos y bebidas de los que hemos disfrutado hasta ahora, me gustaría darles las gracias humilde y sinceramente en nombre de mí mismo y de mis otros huéspedes.
Para concluir, quisiera una vez más, dar cuatro gritos y proponer un brindis por las dos personas más importantes en este gran día, ¡la novia y el novio!"

null

El príncipe Daniel:  'Erase una vez un joven que tal vez no era una rana ...'

“Muchas personas ven en el hecho de conocerte y enamorarme de ti como una especie de cuento de hadas. El hombre del pueblo que ganó a la Princesa Heredera. Sí, es realmente un cuento de hadas, pero no creo que sea una coincidencia que esto haya sucedido aquí en Suecia, donde el lema del Rey es "Para Suecia, con los tiempos". Hace nueve años tuve el privilegio de conocer a una mujer joven con un fuerte sentido del deber y gran sentido del humor (…) Ha habido momentos en los que Victoria debía viajar y que ponían distancia entre nosotros. Durante un viaje a China, en el que estuvimos separados durante un mes entero, ella llegó a casa a altas horas de la noche previa al viaje, pero en vez de dormir se sentó y escribió toda la noche. Por la mañana me encontré una caja con 30 cartas que escribió para mí. Este gesto romántico es tan típico de ti, Victoria. Demuestra lo cariñosa que eres. Después provocó las risas de sus invitados al decir: "Érase una vez un joven que tal vez no era una rana ... Como en el cuento de hadas de grima, pero que seguro que no era un Príncipe. El primer beso no cambió la situación, el Príncipe no habría sido posible sin los consejos sabios del Rey y la Reina que guiaron a la pareja con cuidado. Estoy muy agradecido por el apoyo incondicional de los Reyes".
También se dirigió a sus padres: "Durante toda mi infancia, me habéis dado amor incondicional y me ayudasteis a construir una autoestima fuerte y unos buenos valores. Hoy, cuando recorríamos las calles de Estocolmo nos encontramos con un calor increíble. Me he encontrado con un fuerte apoyo y ha significado mucho para mí. Voy a hacer todo lo posible para apoyar a Victoria en su importante labor". Por último, Daniel se volvió hacia Victoria: "Me siento orgulloso de ser tu hombre y voy a hacer todo lo posible para seguir haciéndote feliz. Victoria, lo principal es el amor. Te quiero tanto". Tras el discurso de Daniel, los ojos de Victoria se llenaron de lágrimas y la multitud vitoreó y aplaudió.



Añadir comentario

  • Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema
  • Por favor, céntrate en el tema
  • Por favor intenta escribir sin faltas de ortografía, antes de publicar un mensaje lo corregimos, si no tiene faltas es más posible que se publique
  • Escribir todo el mensaje en mayúsculas se interpreta como gritar, no publicamos mensajes escritos completamente en mayúsculas