Portada de hola.com, tu revista en internet

Comentar 12 MAYO 2004

La Familia Real danesa se viste de fiesta para el mundo

Ampliar
Mary Donaldson se convirtió en el centro de las miradas. 
Ampliar
La reina Margarita, anfitriona de la cena de gala, llevaba anoche un impresionante conjunto de esmeraldas. 
Ampliar
Detalle posterior del vestido de Mary Donaldson. 

Copenhague vivió la noche del 11 de mayo un pequeño aperitivo de lo que, sin duda, supondrá el próximo viernes la boda real danesa del príncipe Federico y Mary Donaldson. Se convirtió en un desfile de los más espectaculares vestidos, los más exquisitos peinados y un muestrario de todas las condecoraciones del país escandinavo con motivo de la celebración de uno de los últimos actos prenupciales de los prometidos reales: una cena de gala en el palacio de Christiansborg en su honor.

Una velada muy especial a la que no faltaron los anfitriones, la reina Margarita y su esposo, el príncipe consorte Henrik, ni los dos grandes protagonistas. Una fiesta, con cóctel, cena y espectáculo, en la que Mary Donaldson se convirtió en el centro de las miradas de los más de 300 invitados de los principales organismos oficiales del país nórdico y en la que se mostró al mundo convertida en una verdadera Princesa. Nunca antes había sido tan princesa como anoche.

Un conjunto de rubíes imperial
Mary Donaldson lució por primera vez la Orden del Elefante, la más distinguida de Dinamarca, así como valiosas joyas de la corona. En concreto, un conjunto de rubíes -diadema, collar y pendientes-, que perteneció a la reina Ingrid y que ahora, cuando Mary está a punto de convertirse en Princesa de Dinamarca, pasa a sus manos siguiendo la tradición. A la reina Ingrid se lo había cedido su suegra, la reina Alexandrine, cuando contrajo matrimonio y se convirtió en Heredera del reino danés.

En realidad, se trataba de uno de los conjuntos de joyas imperiales que Napoleón encargó que se hicieran para que el día de su coronación, en 1804, las lucieran las esposas de sus 18 mariscales y así estuvieran a la altura de la ocasión. El propietario del conjunto de rubíes, uno de los mariscales de Napoleón, se convirtió más tarde en Rey de Suecia con el nombre de Carl XIV Johan. Llegaron a Dinamarca a través de la esposa de Federico VIII, la reina Louise, que era sueca. Desde entonces, ha sido costumbre regalarlas a la Princesa heredera de Dinamarca con motivo de su boda. Por esa razón, no serán una propiedad personal de Mary. La reina Margarita, que anoche llevaba un impresionante conjunto de esmeraldas, no las usaba desde la muerte de su madre, la reina Ingrid.

La 'puesta de largo' de doña Letizia
La boda real danesa será, por otro lado, la puesta de largo de doña Letizia que, aunque ya fuera presentada oficialmente como la futura Princesa de Asturias ante las principales casas reales con motivo del funeral de Estado por las víctimas del 11-M en La Almudena, tendrá ocasión el próximo 14 de mayo –fecha del enlace de los futuros Príncipes herederos de Dinamarca- de relacionarse con la realeza en circunstancias más festivas y vestida como una verdadera Princesa. Don Felipe y doña Letizia llegarán el 13 de mayo a Copenhague, junto a los Duques de Palma, para asistir por la noche, en el Teatro Real, a un extraordinario espectáculo de música clásica, jazz, ballet y rock al que asistirán 1.200 invitados. En las nupcias, se unirán a los Reyes de España.

Añadir comentario

  • Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema
  • Por favor, céntrate en el tema
  • Por favor intenta escribir sin faltas de ortografía, antes de publicar un mensaje lo corregimos, si no tiene faltas es más posible que se publique
  • Escribir todo el mensaje en mayúsculas se interpreta como gritar, no publicamos mensajes escritos completamente en mayúsculas