Portada de hola.com, tu revista en internet

Comentar 25 AGOSTO 2001

Curiosidades de la boda de Haakon y Mette-Marit de Noruega

El príncipe Haakon mira embelesado a su futura esposa 
Ampliar
El pequeño Marius fue el paje
 
* Durante la noche previa a la ceremonia nupcial cientos de noruegos trabajaron durante toda la noche engalanando con flores la ciudad.


* Más de 1.400 guardias de seguridad vigilaron el casco antiguo de Oslo durante los últimos días.


* En la plaza mayor de Oslo miles de ciudadanos han sido invitados, -como se hacía en la Edad Media-, a degustar el menú que se servirá a los invitados en el palacio Real. La diferencia es que éstos comerán de pie y en platos de plástico.


* Los invitados representantes de las casas reales europeas llegaron veinte minutos antes de la hora señalada y recibieron a los novios poniéndose de pie.


* Con puntualidad británica alas 17:00 menos un minuto, Haakon y Mette-Marit entraron a la catedral.


* La novia llevaba un vestido de seda en color beige elaborado por Ove Harder Finset. Se usaron 125 metros de seda.


* La tiara con la que recogía su pelo tiene casi un siglo de antigüedad y es un regalo de sus suegros.


* El escote de su vestido de novia dejaba ver una ligera marca de los tirantes de su bikini.


* Todos los Príncipes herederos vestían uniformes de gala. Don Felipe de Borbón, el de Capitán de Corbeta, con una pajarita blanca.


* El Príncipe Carlos fue el último de los invitados en llegar.


* Mette-Marit rompió a llorar cuando el obispo de Oslo dijo en un momento de la ceremonia: “El amor triunfó”.


* La ceremonia estuvo amenizada, entre otras actuaciones, por el afamado músico noruego de Jazz, Jan Garbarek. Todas las melodías y textos escuchados durante la ceremonia fueron elegidos por los novios. Sin excepción hacían referencia al amor, la caridad y el perdón


* Marta Luisa de Noruega leyó un texto del profeta Isaías que hablaba del amor y la princesa Victoria de Suecia uno de San Francisco de Asís.


* Los reyes de Noruega y los padres de Mett-Marit han compartido lugar preferente en la Catedral, lo mismo que los padrinos de los novios, el príncipe Federico de Dinamarca y Linda Tanevik, amiga de la novia.


* Apenas una hora después de su llegada a la Catedral, Haakon y Mett-Marit, los novios se habían convertido en marido y mujer. Salieron de la mano,- igual que cuando entraron en la nave-, seguidos de las damas de honor.


* Los príncipes herederos, después de darse el sí en la catedral, recorrieron el paseo nupcial en un coche que perteneció al Rey Olav V, abuelo del novio, y saludaron a las miles de personas que se concentraron en las calles de la capital noruega.


* Finalizado el recorrido por las calles de Oslo los esposos salieron al balcón del Palacio Real para saludar a sus conciudadanos. A ellos se unió Marius, el hijo de Mett-Marit, y los Reyes de Noruega.


* El menú nupcial constará de dos platos entrantes -tempura de carne de cangrejo con lecho de crema batida de coco y lima, y escalope de vieira acompañado por el tradicional jamón noruego y trufas a la vinagreta. Al menú de entrada le seguirán dos platos principales: uno de pescado típicamente noruego, piggvar frito en puré de coliflor con salsa de naranja; y el otro, cordero fileteado en finas tiras, sobre una menestra de verduras al tomillo. Como postre tomarán sorbete helado acompañado de frutas de la temporada y salsa de bayas. Para finalizar la velada se partirá la tradicional tarta nupcial, un pastel de 2,69 metros de altura y siete pisos.

Añadir comentario

  • Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema
  • Por favor, céntrate en el tema
  • Por favor intenta escribir sin faltas de ortografía, antes de publicar un mensaje lo corregimos, si no tiene faltas es más posible que se publique
  • Escribir todo el mensaje en mayúsculas se interpreta como gritar, no publicamos mensajes escritos completamente en mayúsculas