Portada de hola.com, tu revista en internet

Comentar 25 AGOSTO 2001

Colorido y elegancia, las notas predominantes del atuendo de las invitadas

Ampliar

La reina Sofía eligió el color aguamarina -uno de sus tonos preferidos- para su elegante vestido con pedrería a la cintura y los hombros

 
Ampliar
Las princesas Victoria y Magdalena de Suecia vistieron en suave dorado y rosa respectivamente Ambas iban tocadas con espectaculares tiaras
 

Todos los colores del arco iris estuvieron reflejados en los vestidos de las invitadas a la primera boda real del milenio, en la que la elegancia y la discreción fueron las notas más destacadas. Sin embargo, en la amplia gama de tonalidades, las predominantes fueron el gris, el agua marina, el verde, el azul, el rosa y el azul pastel y el azul eléctrico.


Dado que la ceremonia se celebraba de tarde, era de rigor vestir de gala con traje largo, guantes blancos, con la cabeza descubierta y el pelo retirado del rostro. La mayoría de las invitadas recurrió a las clásicas estolas y a echarpes a juego con el vestido para protegerse del frío del momento.


Destacó por su elegancia la reina Sofía, que escogió el color agua marina, uno de sus preferidos, para su espectacular vestido de gasa con adornos de pedrería a la cintura y en los hombros.
La reina de Noruega, madre del novio, acudió a la ceremonia vestida con un soberbio traje de tafeta con manga japonesa, de un intenso verde esmeralda.


Su hija, la princesa Marta Luisa de Noruega, lucía su diadema preferida y un vestido a dos tonos, con bustier rosa y falda café, combinado con guantes blancos. En lugar de echarpe la princesa llevaba una original chaqueta con cuello isabelino y mangas largas abiertas hasta el codo. La joven princesa puso el detalle romántico a su atuendo con varios corazones de lentejuelas y con la palabra ‘love’ (amor) bordados en su falda.


Dos de las invitadas más aclamadas por los noruegos, las princesas Victoria y Magdalena de Suecia, destacaron por simpatía y elegancia. Ambas iban ataviadas con vestidos de tirantes en tonos claros (Victoria en rosa pastel y Magdalena en suave dorado, casi crema) y con sendas tiaras, que realzaban su juvenil belleza.


La modelo Eva Sannum llevó un vestido azul añil con reflejos morados y guantes a juego. Con un profundo escote en uve, el traje dejaba la espalda descubierta, aunque en la ceremonia la joven recurrió a un echarpe para cubrirse.

Alexia de Grecia acudió peinada con un moño alto adornado con una espectacular diadema de diamantes. El vestido, verde agua, era de corte recto, sin mangas y de cuello redondo, de inspiración años 60. Un echarpe verde oliva y un bolso blanco completaban su atuendo.


La reina Paola de Bélgica optó por un sencillo dos piezas azul oscuro, mientras que Margarita de Dinamarca llevó un vestido morado con fajín de pedrería y un soberbio abrigo a juego. La reina Silvia de Suecia acudió, como otras invitadas, al verde agua, con un vestido de amplio vuelo, con pétalos bordados en los bajos de la falda.

La Gran Duquesa de Luxemburgo lució un vestido rosa con un abrigo de amplias mangas a juego. Y Sophie Rhys-Jones recurrió al color azul eléctrico para su vestido sin mangas.

Máxima Zorreguieta, prometida del príncipe heredero de Holanda, lució un sobrio vestido gris de corte recto y un ligero abrigo oscuro. La madre de la novia fue una de las invitadas más sobrias, ya que llevó un vestido gris muy claro de líneas muy sencillas.

Añadir comentario

  • Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema
  • Por favor, céntrate en el tema
  • Por favor intenta escribir sin faltas de ortografía, antes de publicar un mensaje lo corregimos, si no tiene faltas es más posible que se publique
  • Escribir todo el mensaje en mayúsculas se interpreta como gritar, no publicamos mensajes escritos completamente en mayúsculas