Comentar 25 SEPTIEMBRE 2008

Mónaco vive pendiente del esperado compromiso

El príncipe Alberto no sólo no ha ocultado su amor, sino que además ha hecho un sitio a Charlene en numerosos actos oficiales y ella, con permiso de las princesas Carolina y Estefanía, ha ejercido de manera impecable su improvisado papel de Primera Dama